La pobreza

La pobreza

 

La pobreza material.

 

Sin duda, la pobreza material aporta su contribución a la propagación del sida, pero habitualmente esta contribución es supervalorada. Vivimos unas décadas en que al juzgarse todo en términos económicos, la culpa de todos los males los tiene la pobreza. Pobreza ha existido siempre en muchos países, y sin embargo no había sida, éste se ha difundido cuando ha encontrado otros factores propicios.

La pobreza material de muchos países hace que los enfermos no puedan ser tratados apenas con las caras medicinas antirretrovirales que los países desarrollados pueden pagarse, eso hace que en muchas naciones, tener sida es tener una sentencia de muerte segura. Pero esta consecuencia de la pobreza, es una consecuencia en la mortalidad de la enfermedad, no en el contagio, en la difusión de la enfermedad.

Donde sí, la pobreza material es causa directa de propagación del sida es en lo relativo a la prostitución, ya que aún hay muchas naciones en el mundo donde desgraciadamente la prostitución parece ser el único recurso de muchas personas. Donde también afecta la pobreza material es en que viene acompañada de otras costumbres indeseables, como son la poligamia y semiesclavitud en la que viven muchas mujeres.

Finalmente, la pobreza material puede afectar a que en algunos centros médicos se reutilicen jeringuillas, no se hagan los análisis de sangre necesarios, no se puedan medicar las mujeres seropositivas embarazadas, etc.

 

Pero, no se deduce necesariamente que la mejora en la disponibilidad alimentaria, o incluso del sustento económico, consiga por sí sola un profundo efecto preventivo en la población, reduciendo significativamente la transmisión del VIH (Grenn y Westport 2003 ). El VIH no es necesariamente ni excluidamente una infección y enfermedad de la pobreza. Los niveles educativos y socioeconómicos altos se asocian también con mayores riesgos de contraer el VIH/SIDA. En zonas rurales, por ejemplo, la existencia de ingresos y de disponibilidad alimentaria no se traduce en una protección frente a la transmisión del VIH. Una encuesta realizada por el CRS Tanzania en cuatro núcleos de población encontró que los poblados “pudientes”, (con ingresos provenientes de la actividad agrícola) mostraban mayores tasas de comportamiento sexual de riesgo, que los poblados más pobres (Abate 2003). Los países mas ricos de África (Sudáfrica, Botswana, Swazilandia y hasta hace poco Zimbabwe) tiene de hecho las tasas de infección por VIH mas altas del continente, entre el 25 y el 40 % de la población está infectada. Por el contrario, alguno de los países mas pobres (Somalia, Guinea, Liberia, Mali, Eritrea) presentan las tasas mas bajas de infección (Green y Westport, 2003 )

Un estudio publicado en The Lancet realizado en Tanzania, confirma que en un país pueden darse una clara asociación entre una mayor riqueza del hogar y una mayor prevalencia del VIH/SIDA (Shelton et al. 2005 ). El problema está en que en estas sociedades, las mujeres y los varones mas pudientes son los que tienen mas medios para llevar un patrón de relaciones sexuales mas arriesgado, como por ejemplo tener mas parejas seriadas y/o concurrentes, sean estas o no, del tipo sexo comercial. Todo esto sirve para ilustrar que existen determinantes del comportamiento que contribuyen a perpetuar la epidemia del sida, y que se debe priorizar la modificación de estos determinantes para conseguir un impacto real en la prevención del sida.

Es importante, por todo lo expuesto, tener en cuenta la naturaleza “circular” de la relación entre el VIH/SIDA y la pobreza. La pobreza puede facilitar la transmisión e infección, pero, también, los medios económicos facilitan ciertos comportamientos sexuales especialmente arriesgados.

Lo que no cabe duda es que la adquisición del VIH/SIDA lleva a la pobreza de la familia , de la sociedad, del país. (UNACC/SNC, 2001). Según Onusida, los ingresos en los hogares en África han descendido entre un 30 y un 60% como consecuencia del sida.

 

 

La pobreza moral.

 

La palabra moral etimológicamente significa costumbres, la moral dice qué costumbres una comunidad acepta como buenas, y cuáles como malas. Una sociedad en la que se ha deteriorado su escala de valores, o carece de ellos, es una sociedad pobre, pobre moralmente.

Son varias las costumbres que estamos analizando aquí, por ejemplo el mundo de la droga que convierte en pobres a aquellas sociedades de las que se apodera; pero vamos a detallar aquí otras costumbres que denotan pobreza moral.

La “Cultura” de la violación y de la promiscuidad está de moda en muchos países. Pude visionar recientemente un documental de la BBC británica que reflejaba las decenas de miles de casos de violaciones que se producen en Sudáfrica. Especialmente reprobable resultaba ser la violación de una bebé, que la policía estaba persiguiendo. En Sudáfrica se pone en duda por parte de altas autoridades, que el origen del sida sea el virus VIH; muchos brujos o hechiceros hacen creer a la población que el sida se cura acostándose con una virgen, y si a eso añadimos las primitivas costumbres familiares que muchas personas aún conservan, lo tenemos todo. El sida no entró en Sudáfrica por sorpresa, como en otros países centroafricanos, sin embargo ha bastado la década de los 90 para que el 10% de la población se infectara.

Sudáfrica es el país que tiene tanto el mayor número de personas seropositivas como la mayor tasa de crecimiento de la infección del mundo, el 21% de las chicas entre 15 y19 años está infectada de SIDA, mientras que los hombres contagiados son seis veces menor. Las autoridades no aciertan con las campañas apropiadas contra el SIDA. Así, tratando de frenar la creciente costumbre de violar a adolescentes, las autoridades hacen campañas (siempre se quiere solucionar los problemas con campañas), con el anuncio dice: "Si violas a una mujer, no eres más que medio hombre". A lo que el ciudadano quizá responda pensando: “entonces habrá que violar dos o más”.

El mensaje es un recuerdo escalofriante del retraso cultural que predomina en un país que, por lo demás, es el más avanzado económicamente de toda África subsahariana.

 

La violación en Sudáfrica, se ha convertido en una “cultura”; las organizaciones de mujeres calculan que se produce un ataque cada 26 segundos, y violación aquí es casi equivalente a SIDA. Hay que atajar primero este gran problema de las violaciones, si se quiere cortar con el SIDA. Los epidemiólogos políticamente correctos explican que la difusión del SIDA en el sur y el centro de África se debe a la emigración, la guerra civil, los desplazamientos, la pobreza.

Pero existen dos factores silenciados. Primero, en África occidental, el SIDA sólo está extendido en bolsas. Segundo, Botswana, donde la tasa de infección es tan alta como en otros lugares, posee la renta por persona, más elevada de África.

Lo anterior conduce a una pregunta incómoda en relación al comportamiento sexual. ¿Qué pasa?, ¿la gente se ha vuelto loca o está animalizada?

 

Estos factores silenciados no suele plantearse, porque suele suscitar acusaciones de racismo, puritanismo, y una burda falta de sensibilidad hacia la cultura africana. Sin embargo, no se puede ya dejar de hablar, cuando las tasas de infección calculan que en los próximos 15 años pueden morir de sida 10 millones de personas sólo en Sudáfrica y 20 millones en el resto del continente. Una amplia investigación sobre el terreno, realizada entre hombres y mujeres de los medios urbanos y rurales de Sudáfrica, ha revelado cómo el hombre africano esta comportándose. Un estudio social detallado del Instituto de Comunicación para la Salud y el Desarrollo, por ejemplo, ha descubierto que, en la mayoría de los casos, no pueden eludir la actividad sexual. Si una chica le dice a su novio que no quiere mantener relaciones, el hombre la obliga, y la viola por que es “suya”. Tres estudios independientes han revelado que, para el 30% de las jóvenes surafricanas, la primera experiencia sexual fue obligada. Las mujeres son posesiones, y las normas, la “cultura” dice que si la chica ha sido infiel a su novio, o se sospecha que ha sido infiel, el novio reúne a sus amigos y la castigan con una violación en grupo.

Las investigaciones de una ONG llamada CIET África han descubierto que el 12% de las jóvenes no sabe que tienen derecho a negarse a mantener una relación sexual y que sólo uno de cada diez chicos entrevistados en el área de Johanesburgo se oponía a la violencia sexual.

¿Por qué tienen más riesgo de infectarse con el VIH las chicas que los varones? Porque, en un clima de promiscuidad desenfrenada, en el que las mujeres, en el mejor de los casos, son una mercancía, y en el peor, no pueden rechazar una proposición sexual, los hombres mayores se ven atraídos hacia la carne joven y, o bien abusan por las buenas de chicas adolescentes, o bien compran sus favores sexuales con regalos.

Mientras tanto las autoridades sudafricanas echan la culpa a otros, a los extranjeros, en la polémica del origen del SIDA. La ministra de Salud sudafricana, Manto Tshabalala-Msimang, provocó una fuerte polémica en su país al propagar una teoría que asegura que el SIDA fue introducido intencionadamente en Africa para reducir la población del continente. Según informaba el diario británico The Independent, la ministra afirmaba que una conspiración, ya expuesta en el libro “He aquí un caballo pálido” del autor norteamericano William Cooper, introdujo el SIDA en Africa a través de una vacuna contra la viruela suministrada en el continente en 1978, a pesar de que el último caso de viruela se registró en 1977. Según Cooper, hasta que no se reduzca la población africana a unos determinados niveles no se procederá a aplicar un tratamiento efectivo que, según el autor norteamericano, ya está disponible.

¿Tendrán razón estas hipótesis?, quiero creer que no, aunque no hay que descartar nada.

 

Internet .

 

Puede resultar curioso que la red de redes, internet, tenga algo que ver, o algo de responsabilidad en la expansión del sida. Considero que una gran autopista también podría facilitar la huida de los atracadores de un banco, pero también es cierto que podría acelerar la tarea de la policía. Este trabajo sobre le sida se difunde gracias a internet, la propia web de la asociación en la que colabora su autor, también, ( www.sinsida. ), pero....

 

El diario Via Digital 13 Febrero 2003 descubría que los sitios de encuentro de Internet y el fuerte crecimiento de las conductas de riesgo entre los homosexuales, pero también entre algunos heterosexuales, favorecen la expansión del virus del sida en Estados Unidos.

Un estudio que se presentó en la X conferencia sobre los retrovirus en Boston (Massachusetts,

noreste), mostraba que "los sitios de encuentro de Internet juegan en la actualidad el mismo rol que los saunas y los clubes en los años 70 y 80" en la difusión del virus, señaló Sabina Hirshfield, de la Medical and Health Association de Nueva York. Los autores de este estudio llevado a cabo entre 2.934 hombres homosexuales que utilizan Internet indican que "84% de los participantes encontraron compañeros sexuales gracias a Internet y 64% de ellos tuvieron relaciones sexuales sin protección". "El comportamiento sexual de muy alto riesgo descubierto en este estudio sugiere que Internet puede ser el lugar que permita a los homosexuales dar con nuevos compañeros y potencialmente transmitir el VIH", según los investigadores.

 

Sus estadísticas muestran que entre quienes se saben portadores del virus, el 80% dice haber tenido compañeros que no estaban infectados. Y entre quienes hallaron compañeros vía Internet, "los seropositivos dan cuenta de penetraciones anales sin protección una vez y media más seguido" que las personas no portadoras del virus.

 

Entre los participantes del estudio, 80% mantuvieron relaciones homosexuales y 19% bisexuales. 46% de los participantes tenían de 18 a 29 años, 46% de 30 a 49 años y 8% de 50 años en adelante. El 27% dice haber tenido más de 100 compañeros sexuales durante su vida; 6% de ellos contabilizaron más de diez compañeros en 30 días.

 

 

 

Green E, Westport C. Rethinking AIDS Prevention: Learning from Successes in Developing Countries. USA: Praeger, 2003

Abate C. Using an Asset based framework of Rural Livelihoods to Reduce Poverty in Tanzania. Tanzania: Catholic Relief Services (CRS), 2003

UNACC/SNC Nutrition and HIV/SIDA; 2001 http://www.unsystem.org

Shelton JD, Cassell MM. Adetunji J. Is poverty or wealth at the root of HIV ? Lancet 2005; 366_ 1057-8