La drogadicción

La drogadicción

Ya sabemos los modos en que se transmite el VIH, por relaciones sexuales, por contacto con sangre contaminada (jeringuillas, etc.), y de madre portadora a su bebé. Se nos ha dicho que no debe hablarse de grupos de riesgo, sino conductas de riesgo. Son matices, pero quizá pueda haber un intento deliberado de hacernos ver que cualquier forma de vivir es indiferente, es admisible. "vive y deja vivir" rezaba el lema de grupos de jóvenes que tonteaban con la droga, como si acaso, las costumbres de unos, sólo fueran perniciosas para ellos. Todos nos hemos dado cuenta, por ejemplo con la pandemia del sida, que los males pasan después a personas inocentes.

Todos los informes anuales, destacan, que en los países de occidente, el sida ha venido de la mano, principalmente, de la droga. El informe del año 1999 del Observatorio Europeo de la Droga y la Toxicomanía, decía que España estaba a la cabeza de Europa en nuevos casos de SIDA por todas las vías de contagio, y ocupaba también el primer lugar en incidencia de contagios entre los toxicómanos que se inyectan por vía intravenosa. Ese informe reveló que el 32 por ciento de los toxicómanos por vía intravenosa estaban infectados con virus del SIDA, registrándose notables diferencias entre los diferentes países de la UE, donde cada año morían entre seis y siete mil personas por abuso de drogas.

De todos es sabido que las jeringuillas que comparte un drogadicto con otro, al drogarse, transmiten el virus VIH y otras enfermedades como la hepatitis. Con el miedo al SIDA, el patrón de consumo de drogas está cambiando a otras de menor riesgo frente al VIH. La precaución ante el SIDA ha supuesto un aumento en la práctica de fumar, inhalar y esnifar, no un menor consumo de drogas. Esto produce una disminución en la utilización de heroína, desencadenando un aumento en el consumo de cocaína, "speed", y drogas de diseño (éxtasis, MDMA). Por eso, aunque se consuma menos heroína, el problema continúa.

En otros casos, el sida se contagia por una mezcla de drogadicción y sexo. Así lo demostraron estudios hechos públicos por el Centro de Control de Enfermedades de Atlanta, a comienzos de 1995. Un estudio detectó que de los 40.000 nuevos casos de infección por el virus VIH registrados en 1994 en USA, casi tres cuartas partes de ellos eran toxicómanos. El principal grupo de riesgo no lo constituían sólo los adictos por vía intravenosa; un número creciente estaba formado por adictos al crack, y especialmente mujeres, que se contagiaron al tener relaciones sexuales con otros adictos.

Esos estudios y otros posteriores, dejan ver claramente, que con otras drogas (bajo sus efectos ) también se contagia mucho el SIDA, pues se mantienen relaciones sexuales bajo los efectos de drogas o de alcohol. En esas circunstancias es difícil recordar, o hacer caso a recomendaciones de campañas.