Para apagar el fuego no hay que añadir más fuego,

Campañas contra el Sida

Para apagar el fuego, no hay que añadir más fuego,

sino sacar la leña : ése es el único camino.

 7. CAMPAÑAS

            7.1. Opiniones de expertos

7.2. ¿Sexo seguro?

            7.3. Campañas en España        

            7.4. Reparto de jeringuillas y condones

            7.5. Lazos y firmas contra el SIDA

            7.6. Buenas campañas contra el SIDA

                        7.6.1. Campañas en positivo

                        7.6.2. El papel de la Iglesia Católica

 

7. CAMPAÑAS.

            Un informe de ONUSIDA del 2003 en el que se revisaba el papel de los condones en la prevención del VIH en el mundo en desarrollo, encontró que las campañas de prevención basadas primariamente en el uso del condón, no habían conseguido dar la vuelta a ninguna epidemia generalizada (Hearst y Chen, 2004) (1)

En muchos países del África negra, las tasas de transmisión de VIH han permanecido altas a pesar de un incremento considerable de condones. Por ejemplo en Botswana las ventas de condones pasaron de ser de un millón en 1993 a tres millones en 2001, mientras que la prevalencia del VIH en mujeres urbanas embarazadas aumento del 27% al 45%. En Camerún, durante el mismo periodo, las ventas de condones e incrementaron de 6 a 15 millones, mientras que la prevalencia del VIH se amplió del 3% al 9% (Hearst y Chen, 2004). Alguien podrá decir que la prevalencia del VIH hubiera crecido mas de no ser por el aumento de condones, pero a eso hay que contestar que en países donde no se ha hecho tanto énfasis en el condón, la prevalencia no ha crecido, sino bajado incluso. Por lo tanto, no.

No hay ningún ejemplo empírico que haya demostrado que una epidemia generalizada como el sida, se haya podido controlar primariamente mediante la promoción de condones en la población general

Se cuenta que una banda municipal tenia organizado amenizar las fiestas de la localidad tocando en ronda por la calles una serie de canciones de su repertorio. Pero, he aquí, que cuando ya están acabando de tocar el repertorio, mientras iban en marcha por las calles de la ciudad, se dan cuenta que aún quedan bastantes calles por recorrer. El director de la banda, alarmado, pregunta al Concejal de fiestas qué hacer. A lo que el concejal, sin dudarlo, dice : ¿que van a hacer ?. Pues volver a comenzar el repertorio, pero esta vez, con más bombo. Lo mismo ocurre con las campañas del condón. Analizaremos todos sus defectos, teniendo como base los contenidos de “el mito del preservativo”, pero de momento, con este ejemplo, queda expuesta la condonmanía, o cerrazón de muchas autoridades que no salen de su canción de siempre, y si cambian en algo, es para darle más bombo aún.

De todos es sabido que la mayor parte de las campañas contra el SIDA en muchos países del mundo se hacen promocionando el condón. Ni siquiera ONUSIDA se da cuenta de analizar que en un mundo pluricultural no se pueden aplicar las mismas medidas en todos los países, ni a todos los segmentos de población.

Recomendar el condón, y no la responsabilidad y el rechazo de comportamientos peligrosos, es igual de estúpido que un consejo que a veces se ha visto escrito contra el racismo. A los grupos xenófobos no se les ocurre otra cosa para evitar disturbios o problemas racistas, que pintar en las calles la siguiente leyenda: "! negro ¡ , ayúdanos a combatir el racismo : vuélvete a tu país". Con esta frase, una persona que no analice bien el problema, pensará que tienen razón: si no hay inmigrantes negros no hay racismo. Pero quien tenga dos dedos de frente se dará cuenta de que aunque esa medida fuera viable, ¿estaría resuelto ya el odio interior que sienten hacia las personas de color?. ¿Se está atajando la raíz del problema?.

Pues esa es la lógica que utilizan también los apologistas del condón. ¿Se está resolviendo el desorden con que muchas personas tratan su cuerpo?. Si ese lema contra el racismo se les ocurre a los racistas, ¿por qué a otros se les ocurre la solución del condón para el SIDA?.

La Administración Pública está cargando, pues, con una responsabilidad moral de enormes proporciones. ¿Se atreverá a dar cuenta de los resultados de su campaña que no cesa, dentro 15 o 25 años?. Hay cosas que no requieren el título de profeta para ser profetizadas. El cruel resultado de la droga estaba cantado. Y sin embargo, lejos de perseguirse como lo que es, un crimen horrendo, se toleró e incluso se fomentó. Ahora, ¿cuántas familias padecen una tragedia incomparable y casi siempre irreversible?. Las consecuencias disolventes de la neurotización freudiana de la sexualidad ya están más que cantadas: están a la vista. ¿Cómo es posible que los responsables de la salud pública y del bienestar social de un país civilizado cierren los ojos a realidad tan clara?.

Así como está constatado ya la responsabilidad de las Administraciones públicas en el aumento de uso de drogas, tampoco hubo que esperar mucho para ver su gran responsabilidad en el caso de los hemofílicos contagiados con el VIH. El caso de la sangre contaminada con el virus del SIDA se convirtió en el escándalo más grave de la medicina de muchos países.

Volviendo a las campañas de promoción del condón : en la base de estas campañas están ciertas corrientes que preconizan como medio de felicidad y libertad, la desinhibición sexual y el sexo indiscriminado, cuando en realidad estas conducta son uno de los factores de riesgo del SIDA. Como los datos científicos son incapaces de admitirlos ( pues tendrían que cambiar, y no hay peor sordo que el que no quiere oír ), no se les ha ocurrido nada mejor que presentar el condón como la panacea para poder seguir manteniendo estas conductas, afirmando, con falsedad, que es un método seguro. Y eso es engañar con el timo del condón, y un timo que conduce a la muerte. Las estadísticas crecen y crecen, y detrás de cada cifra hay una historia humana dolorosa, un drama personal en una mujer o en un hombre de carne y hueso, con igual ganas de vivir que los del timo del condón. ¿Cuántos muertos deben de tener sobre la mesa. para que cambien las campañas contra el SIDA?.

No contentos con las campañas que hacen en favor del condón, se está pasando de la persuasión a la obsesión. A golpe de spot televisivo la venta de condones ha aumentado, lo que no impide que el SIDA siga haciendo estragos. Ahora, llevan el producto al posible cliente como sea. Ya Francia, en 1992, una secretaria de estado propuso instalar máquinas expendedoras de condones en los liceos. Las opiniones en contra más claras fueron que el condón, además de inseguro, favorece la promiscuidad sexual, que es el caldo de cultivo del SIDA. Pero otras personas también se opusieron con unos motivos menos importantes, pero también cargados de sentido común. No se puede convertir el Liceo en un lugar comercial. Hay que respetar la neutralidad de los centros escolares. Este último argumento no dejó de tener su peso en un país donde, en nombre de la "laicidad", fue motivo de debate nacional el hecho de que dos chicas musulmanas acudieran a la escuela con el velo islámico.

INICIO

7.1. Opiniones de expertos.

1.            Willian Blattner, director del Departamento de Epidemiología viral de Bethseda, EE.UU. afirmaba :"Favorecer el uso del preservativo revelaría un error, puesto que sólo hace aumentar os comportamientos arriesgados, exactamente como poner jeringuillas a disposición de los toxicodependientes.". Difundir el uso de profilácticos "es un gran error, porque contribuye estadísticamente a aumentar las relaciones sexuales de todo tipo, y en consecuencia, aumentan también las posibilidades de contraer el SIDA".(2)

2.            En Dinamarca, M. Osler decía: "El profiláctico protege solamente un 70% el síndrome del SIDA, y son erróneas por tanto las campañas oficiales que promueven el uso de estos artículos para evitar el SIDA". (3)

3.            Ana Vázquez decía : "La recomendación del preservativo es una conducta biológicamente mala, ya que se está alentando a la gente a tener confianza ciega en una profilaxis que no es segura" (4)

4.            En 1990, en Bujumbura (Burundi), al hablar de la epidemia del SIDA explicaba Juan Pablo II que "informar sobre los riesgos de la infección y organizar un programa de prevención desde el punto de vista puramente médico no sería digno del hombre, si el hombre mismo no fuera invitado a redescubrir las exigencias de la madurez emocional y de la sexualidad ordenada. Es necesario informar y educar, no aceptando que los problemas puedan ser tratados sin tener en cuenta la ética, porque de lo contrario el origen de la enfermedad no puede ser entendido ni combatido".

5.            El catedrático de Psicopatología, Aquilino Polaino, afirmaba :"Yo he tratado a muchos pacientes con SIDA que habían utilizado preservativos. Es un error combatir la difusión del SIDA mediante el uso de preservativos. El resultado final es que por la multiplicación de contactos sexuales, aumenta el riesgo de contraer el SIDA". El uso del condón "genera un hábito de comportamiento, y a través de éste, una mayor facilidad para obrar con mayor frecuencia así", y que por ello, "propiciar su uso multiplica la probabilidad de que en un futuro los usuarios establezcan más relaciones sexuales".(5)

6.            La campaña agresiva en España llegó en 1990 con Matilde Fernández y su "póntelo, pónselo", fue demandada esta campaña por destrozar valores sociales básicos, y fue anulada por la Audiencia Nacional. No contenta con ello, la señora ministra antes de ser cesada, dedicó los fondos que debían quedarle para otras agresiones más. Acción Familiar denunció la campaña en España por ser "un intento de manipulación de la juventud a la que, con pretexto de ofrecerle información sexual, se está orientando hacia un tipo de sexualidad desgajada del amor personal auténtico. Los promotores de la campaña se hacen gravemente responsables, especialmente frente a los adolescentes e incluso niños, de una clara incitación a las relaciones sexuales".(6)

7.            Después de todas estas campañas pro-condón que se meten hasta en casa, no vale como disculpa gubernamental, que los que no quieran usarlo, por razones de conciencia, que no lo usen. "Oiga, no: está usted haciendo una campaña para que quien nunca lo usó acabe usándolo. Eso de que cada uno haga lo que quiera -que sigue siendo la ley de la libertad- no se puede decir cuando se está presionando desconsideradamente a favor de una posición. Esta alabanza del fornicio la puede hacer el Gobierno: la mejor prueba es que la está haciendo. Pero estoy en mi derecho de considerar esta campaña como lujuriosa y lasciva".(7)

8.            Muchas críticas morales y científicas reciben los polémicos propósitos de la ONU. El profesor George Weigel, presidente de "Ethics and Public Policy Center" de Washington, insistió en que la estrategia de la ONU consistía en exportar al Tercer Mundo el modelo de sociedad que ha fracasado en Occidente, "en un momento en que unos niveles sin precedentes de hijos ilegítimos, divorcio, enfermedades transmitidas sexualmente, abuso de los hijos y del cónyuge están empujando a los norteamericanos a reexaminar las premisas de la revolución sexual".

9.            La difusión de la mentalidad pro-condón que realizan las campañas, con la ayuda de los medios de comunicación, consigue, aunque no lo pretendiera, que sean muchas más personas las que acudan a comportamientos sexuales incorrectos "protegidos" por la "seguridad" que les ofrece el preservativo. Francàs mantiene que "las campañas institucionales cobre ETS y SIDA no han sido neutrales frente a comportamientos de riesgo en materia sexual, creando una seguridad engañosa entre el colectivo de adolescentes que inician sus primeras relaciones sexuales".(8)

10.          En muchos países, como España, las instancia públicas están fomentando una forma de entender la sexualidad predominantemente biológica e individualista. Como señala Gafo "con ocasión del SIDA es importante asumir el reto de nuestra forma de entender la sexualidad"... "¿podemos continuar fomentando desde los centros de poder una forma anárquica de entender y vivir la sexualidad ?".(9)

11.          La ONU, en su asambleas especiales sobre el SIDA en Julio del 2001 pedía a gritos un fondo de 9.2 mil millones de dólares al año para combatir el SIDA en los países pobres. Sin embargo, surgen dudas sobre la eficacia del uso que la ONU le daría al dinero. Dale O'Leary, experta en SIDA, escribía en un ensayo, que la ONU trata de vender una fórmula fallida para combatir el SIDA. Según O'Leary, los procedimientos que por sentido común ayudan a combatir la enfermedad, han sido envilecidos por ciertos activistas "Ellos han insistido en que la educación y la distribución de los preservativos controlará la enfermedad". Sin embargo, precisa O'Leary, la "estrategia del preservativo" fue un error lamentable y hacia "1988 la epidemia alcanzó niveles de saturación en las comunidades homosexuales más grandes, donde la mayoría de varones homosexuales sexualmente activos resultaron infectados". La tasa de infección entre los jóvenes homosexuales sigue creciendo a pesar de que "los hombres homosexuales han aceptado al preservativo como parte de su vida".

Si el mundo gasta "millones en más preservativos, la próxima generación también se infectará y morirá" . O'Leary afirma que el error de la "estrategia del preservativo" era conocido desde antes que el programa fuera implementado en África. "Es claro que los activistas no quieren publicitar el fracaso de la ‘estrategia del preservativo", y "los funcionarios del gobierno temen desafiar a los activistas militantes". Según la experta, una buena parte de los fondos privados destinados a la "estrategia del preservativo" proviene de grupos y fundaciones antinatalistas que han estado tratando por décadas disminuir la tasa de crecimiento de población en África".

INICIO

7.2. ¿Sexo seguro?.

                El tema del tan traído y llevado "sexo seguro" de tanta campaña, ¿en qué consiste?. ¿En usar condón?. Si esto fuera así, ¿dónde está el problema?, ¿por qué preocuparse?. ¿por qué siguen subiendo y subiendo las estadísticas?. ¿Acaso el "sexo seguro", garantiza el no convertirse en una persona adicta al sexo?. Más que de "sexo seguro", que es falso, habría que preguntarse sobre un seguro de sexo para algunas personas.

Debido a la dificultad de encontrar vacunas, la prevención del SIDA se convierte en el único elemento del que disponemos para frenar el desarrollo de la enfermedad. Para ello, es necesario reconocer los peligros y valorar que lo principal es erradicar desenfrenadas conductas de riesgo.(10)

Gafo(11) afirma que "se habla mucho de sexo seguro, de recurso a profilácticos, pero avergüenza tener que hablar de una forma nueva de entender la sexualidad. Si la sexualidad ha estado tabuizada en el pasado, hoy también está tabuizado todo lo que sea poner cortapisas en el terreno sexual (...) vivimos en sociedades que no tienen reparos en poner grandes controles a importantes dominios de la vida humana, pero absolutamente renuente a poner la más mínima cortapisa en el terreno afectivo-sexual",

Hay fallos de bulto al hablar de "sexo seguro", con un poco de honestidad y buena voluntad se debe reconocer. No solamente no es ninguna solución el condón, sino que puede significar multiplicar el problema. El Dr. Noble, un especialista en enfermedades infecciosas, lo expone de esta manera : "Entregar preservativos a adolescentes es como entregarles pistolas de agua para una alarma general de incendio".(12)

También el ex-jugador de baloncesto Magic Jonhson, después de contagiarse de SIDA y abandonar la práctica profesional del deporte, hizo muchas tareas de información sobre el SIDA. Con unos comienzos dubitativos acerca de los mensajes más adecuados, terminó admitiendo que para los jóvenes el verdadero "sexo seguro" era abstenerse de él.

En el Ministerio de Sanidad de España no deben entender mucho de educación en el amor, en la afectividad, y en un tema como el del SIDA que afecta a los comportamientos, se podría disculpar el error intelectual que les hace identificar amor y anticoncepción, cuando dan prioridad e incluso exclusividad a los condones. Pero es que además, eso supone una violación de los compromisos internacionales firmados por el gobierno español. El artículo 8.31 del Programa de Acción en el Cairo´94 dice que , al informar sobre el SIDA, hay que "hacer hincapié en la modificación del comportamiento". La secretaría de nuestro Plan Nacional no se atreve a hablar de comportamientos anormales (infidelidad, homosexualidad), a pesar de que el citado artículo y el 8.35 de El Cairo dicen que "el comportamiento sexual responsable, incluida la abstinencia sexual voluntaria, para prevenir la infección por el VIH debería ser objeto de promoción y estar incluido en los programas de educación e información".

La supuesta solución del "sexo seguro" es un desastre. Resumiendo los estudios, los condones pueden fracasar en más de 15.7% de los casos en su objetivo de prevenir la concepción; fracasan en 36.3% de los casos que tratan de jóvenes solteras de la minoría que incluye a los afroamericanos y a los latinoamericanos. En una investigación de hombres homosexuales, el "British Medical Journal" determinó que el nivel de fracaso a causa de rompimiento y deslizamiento es 26%. ¡Una mujer puede concebir apenas uno o dos días en cada mes, pero la enfermedades se pueden contraer 365 días al año! Un espermatozoide es 25 veces más ancho que el virus del SIDA y por eso éste puede pasar con aún más facilidad cuando tenga la oportunidad. Esto explica el por qué en una conferencia de 800 sexólogos, no había ninguno que dijera que confiara en un condón para protegerlo en el acto sexual con una persona infectada con el virus del SIDA... ! y con razón! ¿Por qué entonces están tan dispuestos para seguir promoviendo el mito del "sexo seguro" entre los jóvenes del país?

En Inglaterra el promueve "sexo seguro" pero aumentan casos de SIDA, luego no resulta ser seguro. Un informe de la Agencia de Protección de Salud del Reino Unido (HPA)(13) demostró que a pesar de las campañas estatales sobre “sexo seguro” entre los adolescentes de Inglaterra, se ha detectado un notable aumento del 20 % en los casos de contagio del virus del sida en el país.

Según informó la agencia LifeSite News, el informe indicaba que en total unos 50 mil casos han sido identificados en Inglaterra, con más de 5710 nuevos diagnósticos en el 2002; y que este incremento ha ocurrido durante un tiempo de apoyo popular al mensaje de "sexo seguro" promovido por el gobierno.

Las principales explicaciones del aumento abrupto de casos de SIDA son:

·         una mayor afluencia de inmigrantes infectados provenientes del Africa sub-sahariana;

·         mayores tasas de transmisión entre homosexuales; y

·         transmisión heterosexual más frecuente.

El informe agregaba que existen unos 3305 nuevos casos de infecciones en heterosexuales identificadas en el 2002 y 1691 nuevos casos entre homosexuales; lo que significa un aumento de 300 % en las transmisiones heterosexuales con respecto a 1999. Asimismo –añade el texto–, aproximadamente un tercio de la gente infectada con el virus en Inglaterra desconoce que porta el SIDA, incluyendo el 24 % de homosexuales –aproximadamente 5500 personas– y el 38 % de africanos heterosexuales – unas 9400 personas.

Aunque en otro lugar de esta documentación se va a tratar con más extensión el problema de las enfermedades de transmisión sexual, aportamos aquí unos estudios pues tratan de la gran difusión de las E.T.S. en Gran Bretaña, y por lo tanto de la falsedad del sexo seguro por partida doble, o triple. En el diario Británico, The Daily Telegraph, 26 febrero 2002 se leía un artículo en el que se afirma que el sexo irresponsable nunca es seguro. Lynette Burrows critica las campañas oficiales que promueven falazmente el "sexo seguro" entre los jóvenes . Las estadísticas sobre enfermedades de transmisión sexual (ETS) en Gran Bretaña son alarmantes, dice la autora. Por eso el gobierno pretende lanzar una nueva campaña de educación sexual. "Tenemos la mayor tasa de Europa de nacimientos extramatrimoniales, los abortos de chicas jóvenes se cuentan por millares y ahora, como en cumplimiento de un mal augurio, hay una epidemia de ETS".

En efecto, hay un millón y medio de británicos –jóvenes en gran parte– infectados. La ETS que más deprisa se ha extendido es la clamidia, que puede causar infertilidad: desde 1995, los casos nuevos diagnosticados en chicas jóvenes han pasado de 30.000 a 64.000 al año.

"Ante la magnitud del problema, los comentaristas, en su mayoría, rehuyen hacer juicios de valor: no quieren ‘moralizar’. Es una reacción perfectamente respetable y ciertamente bondadosa, pero más bien errada: olvida que la ley moral se basa en las leyes de la naturaleza. Lo que ahora vemos es la respuesta implacable de la naturaleza a la promiscuidad. (...) Los jóvenes son perfectamente capaces de entender esto, y tienen gran simpatía por lo ‘natural’, como opuesto a lo sintético. Al presente, su mayor problema es que desconocen casi por completo los riesgos del sexo irresponsable, pues desde la escuela primaria les han hecho creer que la ciencia puede hacerlo seguro".

Así, pocos jóvenes saben –dice Burrows– que el preservativo presenta una tasa de fallos –como anticonceptivo– del 15%, según los propios fabricantes. "Por desgracia, no se facilita esta información a la gente joven. Ahora mismo, las autoridades sanitarias distribuyen un folleto a todos los chicos de 13 años. En él hay un recuadro que dice: ‘Solo los preservativos protegen a la vez contra el embarazo y las infecciones de transmisión sexual, incluido el SIDA’." "La mala información se completa en otro recuadro que advierte a los jóvenes: ‘Hasta 1 de cada 14 jóvenes tiene una ETS llamada clamidia. A menudo no presenta síntomas; pero, si no se trata, puede causar infertilidad al 10-15% de los infectados. Usa siempre el preservativo’. Es un ejemplo más de uso desleal del lenguaje contra jóvenes inexpertos: creerán que no pueden contraer clamidia si usan preservativo. Las cifras ‘10-15%’ no les alarman: parecen muy pequeñas. Solo si se les advirtiera que hay decenas de miles de casos de clamidia, empezarían a captar el peligro que entraña lo que la propaganda les ha hecho creer que es solo un pasatiempo".

El riesgo está comprobado. Burrows menciona un informe del Medical Institute (Estados Unidos) publicado en julio del año pasado. Este informe (Condom Effectiveness for STD Prevention) se elaboró con datos de los National Institutes of Health y tras revisar la literatura científica de los últimos veinte años acerca de las 25 principales ETS. Concluye que el uso sistemático del preservativo reduce el riesgo de contraer el virus del SIDA y también la tasa de transmisión de la gonorrea de mujer a hombre. Pero no hay pruebas de que el preservativo reduzca la probabilidad de contraer otras ETS, entre ellas la gonorrea y la clamidia para las mujeres. Además, tampoco se han encontrado indicios de que el preservativo proteja contra el virus del papiloma humano, causante de la ETS más común; algunos tipos de este virus provocan cáncer de cuello uterino.  "Así se explica por qué se extienden las ETS y se demuestra que los folletos que las autoridades reparten a los jóvenes son inexactos desde el punto de vista médico. Lo que falta por explicar es por qué en los folletos no hay rastro de ese informe. Quizás la respuesta sea que mucha gente tiene interés económico en promover la anticoncepción, o adhesión ideológica a la libertad sexual. Estos dos motivos se apoyan mutuamente y han silenciado el debate público sobre los peligros del sexo irresponsable".

INICIO

7.3. Campañas en España.

                Poco acierto han tenido las campañas gubernamentales sobre el SIDA año tras año. La campaña del Ministerio de Sanidad español en torno al 1 de Diciembre de 1995 señalaba que "Todos somos iguales ante el SIDA". Al primero que habría que convencer de esto es al virus VIH que se comportaba y se comporta de un modo discriminatorio, seguía atacando principalmente a ciertas personas. Es verdad que la prevención del SIDA afecta a todos; pero también es verdad que a diferencia de la gripe, si se evitan ciertas conductas, el riesgo no existe, la seguridad es total. Lo que no acaba de entenderse es cómo aquel que es incapaz de ser fiel a su pareja va a jurar fidelidad al condón. En cualquier caso la propaganda hace progresar dos cosas: los beneficios económicos y el número de casos al año.

Sin embargo, hay que reconocer que por fin, y en la letra pequeña se reconocía también que "la abstinencia sexual o las relaciones con una pareja estable no infectada" son otras vías de prevención del SIDA. El periódico el País decía que esa afirmación era como una concesión a los sectores conservadores de la sociedad, y se equivocaba, pues nadie querrá conservar los defectos de esta sociedad que nos ha traído el SIDA. A no ser, que por conservadores entienda ese periódico, que son sectores que quieren conservar su salud: entonces sí, lleva razón.

Otra cosa, y ahí sí que tenía razón el lema de la campaña, es que todos estemos llamados a luchar contra esta plaga, unos acogiendo a los enfermos próximos, otros investigando, y los más allegando recursos. En cuanto a la propuesta del condón, estamos ante otro engaño. La verdadera solución reconocida por la OMS, es la abstención o la monogamia. Qué diferencia con la campaña antitabaco, que ha sido presidida por la verdad sin paliativos, y que tanto éxito ha tenido. La gente está dejando de fumar porque se le ha hablado claro : no se ha sugerido la posibilidad de pasarse al filtro, que viene a ser el condón del cigarrillo. No, la consigna ha sido tajante : ¡deje usted de fumar !.

Francisco Parras aseguró en una conferencia en Noviembre de 1995 que "si bien las campañas de prevención del SIDA destinadas a modificar las conductas de los usuarios de drogas sí han funcionado, no ha sucedido lo mismo con las que defienden el uso del preservativo en las relaciones sexuales". Estas declaraciones necesitarían muchos comentarios. Si la conducta que quieren modificar en el drogadicto es simplemente que use jeringuilla nueva, eso es fácil: no hay reducción de placer, y el "viaje" está asegurado... . Pero con el condón eso no funciona. Si no actúan contra la promiscuidad, no habrá resultados positivos. Pero la reflexión citada no se traducía en hechos concretos.

De nuevo, Francisco Parras, en Octubre de 1997, con la campaña orquestada ese año, volvía con la burra al trigo. Había quien pensaba que con el cambio de gobierno en esas fechas, cambiaría algo. La campaña lanzada en 1997 contra el SIDA, estaba destinada a "advertir" sobre la enfermedad a toda la población, aunque Parras aseguraba que aún no se están dando casos de infección entre los adolescentes a los que se dirige con prioridad el mensaje. Parras recordó que las recomendaciones internacionales enmarcadas en España en las campañas escolares, también aconsejan retrasar la edad de inicio de las relaciones sexuales y evitar la promiscuidad sexual, y en ello está "empeñado él". De nuevo Parras reflexionaba en un sentido y actuaba en otro.

Jhon Chittick, investigador de la Universidad de Harvard, en el Congreso internacional que se celebró por esas mismas fechas en Manila, aseguró que la epidemia del SIDA entre los adolescentes en los próximos años "no será muy diferente de la constatada en la comunidad homosexual en los años 80", y lo achacó a la promiscuidad sexual. En España esto último se fomenta : España va bien.

Hay una nula intención educadora por parte de Sanidad. La educación de la afectividad, del amor, de la responsabilidad y del compromiso, son nulas. Todo ahora, se pretende hacer a golpe de campaña. Lamentan hipócritamente que esté disminuyendo mucho la edad de inicio en el sexo entre los jóvenes, y para eso, le ponen en la mano condones: como querer apagar un incendio con gasolina. ¿No se dan cuenta que son sus campañas, entre otras causas, las que están fomentando este fenómeno?. Consideramos que es el Ministerio de Sanidad quien se cierra los ojos y los oídos ante la gravedad del problema, y ante las voces que reclaman educación y buenas costumbres, que son siempre las mejores medidas sanitarias.

En el 1-12-98 de 1998 la campaña "contra" el SIDA en España fue más de lo mismo : fomentar el uso de condones. Campañas publicas tales como "El condón es divertido" o "juega sin riesgo" (Ronaldo de fondo), son contradictorias con las de hace unos siete años que decían "es divertido, pero no es un juego" (bajada simultánea de ropa interior). Han trivializado tanto las relaciones sexuales, que ahora ya las han convertido en un juego divertido, y como en el fútbol, quieren que juguemos con espinilleras para que no haya tantas graves lesiones. Pero no, están equivocados, y están equivocando y corrompiendo a muchos jóvenes.

Esta gente hace atractiva la alternancia en las relaciones sexuales donde importa lo inmediato, el contacto, el placer, frente al desarrollo de las facetas más humanas de la relación hombre-mujer. Nunca se detendrá el avance del SIDA mediante un método que fomenta la inestabilidad y el juego en las relaciones sexuales.

La consecuencia de estas campañas la sufren sin protestar los jóvenes que no se revelan frente a quien quiere tratarles como animales. Los jóvenes que han hecho caso sin análisis crítico a las campañas padecen muchas veces los amargores de una novatada hecha por sus adultos bienpensantes ; y en muchos casos, uniformados de látex, se les ha conducido a un callejón sin salida. Problemas síquicos derivados de experiencias prematuras, de inmadurez afectiva, de infidelidades, de abusos "protegidos". Y eso, sin contar los que además, a pesar del condón, que tiene un significativo tanto por ciento de ineficacia, han descubierto que contrajeron el SIDA. ¿A quien deben pedir indemnizaciones estas personas ? sin duda a Francisco Parras, o a Romay Becaría, exministro de Sanidad. Las compañías de tabaco están indemnizando a fumadores, con menos fundamentos, pues el fumador ya está advertido de que el fumar le puede producir enfermedades.

Las campañas publicitarias sobre el SIDA llevadas a cabo por la Comunidad de Madrid a principios de 1999 aportaban el mismo mensaje que las firmas comerciales que tanto se están enriqueciendo con la venta de condones, debido entre otras cosas, a que gran parte de su publicidad se la hacen otros gratuitamente. Querían identificar los conceptos de amor y condón, (corazones - condones) ; que se lo pregunten a cualquier mujer violada con condón, si esos conceptos se corresponden. Es similar la asociación que querían hacer, con la asociación que hacía Coca Cola : coca cola y sensación de vivir. Algunos llegaron a creer que bebiendo cocacola no se envejecía, y a otros quieren hacerles creer que con condones no hay problemas de ningún tipo (infidelidades, abusos sexuales, maltrato a mujeres, abusos a menores, aumento de prostitución), y que todo es amor.

La campaña decía : "Si te lías, úsalo". Alguien se preguntaba : ¿Cuando la señora de Gallardón despide a su marido porque se va de viaje, le dice también eso mismo?. Son campañas bien analizadas para que hagan su efecto en personas que ven los carteles por la calle, pero no pueden pararse a pensar más debido a las prisas, al tráfico, etc. Por lo tanto, el efecto está conseguido : que les entre la imagen, pero que no piensen mucho, que no reflexionen sobre la demagogia y el engaño que contienen.

Esta campaña tuvo su continuación en el verano del 2000 cuando la Comunidad de Madrid se propuso poner condones baratos a disposición de los jóvenes, con máquinas expendedoras. Lo malo es que el propio grupo socialista replicó sobre la inseguridad del producto. Un alto porcentaje de preservativos que se expiden en máquinas presentaba un "lamentable estado de conservación", afirmó Rafael Merino, concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Madrid. Merino y unos colaboradores realizaron un trabajo de campo para comprobar la calidad y las condiciones de estos condones. Según el PSOE, muchos de los que se venden en máquinas están picados, pasados de fecha o ni siquiera homologados. "Hay máquinas que están expuestas al sol durante muchas horas. Cuando sacas un preservativo que ha estado muchos días tras el cristal aparece picado. En otras ocasiones, no se renueva el material y se pasa de fecha de caducidad".

El cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, escribió una carta pastoral con motivo de la campaña de "preservación" del SIDA en la Comunidad de Madrid. Rouco Varela hacía alusión a dicha campaña afirmando que "su lema y logotipo, la concepción del hombre y los principios éticos que la inspiran, su zafio estilo... reproducen casi miméticamente las tan lamentables de épocas anteriores". "Esta campaña se manifiesta abiertamente unilateral e incompleta y, por tanto, lesiva de los derechos y de los legítimos intereses de los ciudadanos, especialmente de padres de familias, los más principalmente afectados por ella". El arzobispo añadía que "con esas acciones de masiva publicidad, se contribuye a una banalización y vaciamiento religioso y humano de la ética sexual que lleva inevitablemente a la ruina espiritual y moral -y, muchas veces, a la psicológica y a la física- precisamente de los más débiles, y en las etapas más delicadas de sus vidas : las de la preadolescencia y adolescencia". "Sabiendo, además, que la cultura juvenil resultante a no muy largo plazo, de sexualidad precoz, generalizada y amoral, crea el mejor caldo de cultivo para la propagación incontenible de la terrible enfermedad que pretendidamente se quiere combatir".

Monseñor Rouco Varela se planteaba "una pregunta inevitable. ¿En qué se está quedando entre nosotros el postulado ético fundamental de la protección a la familia, a la infancia y a la juventud, reconocido y garantizado por la Constitución Española? La crisis del matrimonio y de la familia se extiende y radicaliza, el descenso de la natalidad alcanza cotas gravísimas... ¿Es que se puede esperar más?". El arzobispo de Barcelona, Mons. Carles, escribió una Carta Pastoral a principios de Marzo de 1999 uniéndose al de Madrid. Carles, recomendaba como forma más segura para prevenir la enfermedad "la abstención y la fidelidad a una pareja no contaminada". Recordaba lo que Rouco ya lamentó, a principios de año, "que una vez más se impulsase, en los grandes medios de comunicación social y en los centros educativos, una campaña de prevención contra el sida promovida por las administraciones públicas". El arzobispo criticaba que el Estado, en este tipo de campañas, "se permita inducir juicios de valor y comportamientos en los niños y jóvenes", y reprochaba a los poderes públicos que se amparen "en el supuesto, tan débil y engañoso, que sólo en la práctica de lo que se llama sexo seguro, por medio del uso del preservativo, podrán evitar el contagio del SIDA". Carles se preguntaba por qué razón en estas campañas "nunca se avisa a los jóvenes de la posibilidad de que falle el sistema y de la posibilidad de contagio por el porcentaje de este método, porcentaje no despreciable, en opinión de algunos expertos". Y concluía: "¿Por qué no se les dice que la mejor y más segura forma de no contagio es la abstención o la fidelidad a una pareja no contaminada?".

A mediados del año 2000 el gobierno regional de Madrid, anunció su intención de proporcionar a los jóvenes la píldora del día siguiente, que tras una relación sexual impide que el óvulo fecundado se implante en el útero. Si ahora les parece indispensable esta píldora, es señal de que las anteriores campañas que prometían "sexo seguro" con el condón, no protegen suficientemente a los jóvenes, no han sido eficaces, no ha habido sexo seguro. Las que solicitan esta píldora dicen que condón ha sido mal utilizado o no usado, con lo que se deduce que también han estado expuestas al virus del SIDA y a otras enfermedades de transmisión sexual. En realidad, el mensaje que se transmite a los jóvenes con la "píldora del día siguiente" es que los comportamientos irresponsables se reparan con remedios médicos fáciles, hay pastillas para todo. Una información verdaderamente preventiva exigiría sensibilizar a los jóvenes con el hecho de que la sexualidad no es inocua y que el acto sexual no es un juego sin consecuencias.

Si una pastilla lo arregla todo, ¿por qué rechazar esas píldoras de "éxtasis" que les permitirán seguir la marcha a través de todo un fin de semana, sabiendo que, si el juego va demasiado lejos, en último término tiene el lunes la "píldora del día después"? Las drogas de diseño no las venden los laboratorios farmacéuticos, pero en la cultura juvenil forman parte de esas píldoras del estilo de vida que ahora se generalizan.

Cuando se tira la toalla ante una conducta irresponsable, suele alegarse que no se puede cerrar los ojos ante la realidad, que hay que acostumbrarse a convivir con el problema y que solo cabe reducir los daños. Pero esto no vale solo para el sexo. Es un hecho también que los jóvenes beben cada vez más alcohol. Según un reciente informe del Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, más del 15% de los jóvenes entre 15 y 16 años son bebedores de riesgo. ¿Hay que proporcionarles una pastilla ad hoc? Hay píldoras que contribuyen a disminuir la euforia proporcionada por el alcohol, lo cual favorece que quien se iba a tomar cinco copas se conforme con tres. El daño orgánico es menor, pero los expertos dicen que desde el punto de vista de la adicción no se consigue nada. Si no hay un cambio en el estilo de vida, la pastilla no arregla el alcoholismo.

La tendencia a arreglar con pastillas lo que debería afrontarse con un esfuerzo por educar el carácter priva también a los afectados de la necesaria reflexión sobre su malestar. Se convierte así en una necesidad sanitaria "insatisfecha" lo que en realidad es un fallo educativo no reconocido. La "píldora del día siguiente" no va a evitar es la irresponsabilidad sexual ; más bien es el símbolo de lo único que puede ofrecer un gobierno el día después de haber renunciado a su responsabilidad educativa y a una auténtica prevención de riesgos. (ACEPRENSA Julio 2000)

POR TI, POR MI era el lema de otra campaña de Sanidad lanzada en Julio de 1999. Estaba bien el lema, está bien el fomentar el diálogo de padres con hijos, pero está mal la conclusión que quiere que saquemos, la de siempre, promoción del condón.

Un buen padre, al dialogar con su hija, no concluyen de la forma querida por Sanidad; la que deducen es: Por ti, por mí, vale la pena esperar. Preguntas que uno se dirige al otro, son por ejemplo, las que siguen:

Papa, ¿por qué te casasteis con mamá?

Papá, tú respetabas a mamá, ¿verdad?

Papá, tú eras legal, y no buscabas lo que todos los chicos, ¿no?

Hija, te gustan los chicos, normal, ¿ves que cada cosa tiene su tiempo, y que ahora no son años de enamorarte?

Hija: ¿cómo querrías que fuera el futuro padre de tus hijos?

Hija: ¿además del traje de bodas, qué crees que hay que dejar para el matrimonio?

Hija: En la medida en que digas no, tendrá más valor el sí cuando lo pronuncies

Actuó bien el Ministerio de Fomento en 1999 ordenando retirar dos anuncios de televisión en el que se ve como se arroja a una persona al vacío para quitarle los pantalones, o a un chico que golpea la tumba de su padre. No hay nada de edificante en ellos, sino todo lo contrario. Otro anuncio más, sería también para retirar ; esta vez no son las lindezas del hijo con su padre, sino los "consejos" de madre contra hija. Las relaciones familiares son deterioradas por las personas, pero también desde los medios de comunicación, empresas e instituciones.

Sanidad, a la vista de la ineficacia de sus anteriores campañas, quiere esta vez usar de cómplice a las madres, para que den condones a sus hijas. Muchas buenas madres al ver esos anuncios comprueban cómo el Estado y sus ministerios son los grandes enemigos, pues son un serio obstáculo para la educación de los hijos. Una buena madre da otro tipo de consejos para el bien de su hija. Una buena madre sabe decir y hacer comprender a su hija que cada cosa tiene su tiempo, y por eso conviene esperar. Una buena madre cambiará el lema de la campaña actual por este otro : "Por mi, por ti, vale la pena esperar", y hablaría con su hija en los términos siguientes.

Vale la pena esperar para asegurarte de que está madura tu personalidad, que no fue producto de un impulso, o de una noche loca, aunque Riki Martin anime a vivir la vida loca.

Vale la pena esperar para estar segura que quieres, y no simplemente que deseas a esa persona, pues si a ti o al otro sólo le mueve el deseo, te dejará tirada cualquier día por otra, llenándote de rencor, odio y desesperación.

Vale la pena esperar pues los enamoramientos de adolescentes suelen ser flores de un día que son tan intensas llegando como rápidas en irse ; sin embargo, la frustración permanece. Por otro lado, hay muchas más cosas a tu edad en las que pensar y dedicar energías, como son los estudios, el trabajo, y el hacer muchos amigos y amigas ; ya optarás por uno de ellos.

Vale la pena esperar a nada que pienses en tus futuros hijos, y en el que será su padre ; por ellos, vale la pena, pues no desearían sentirse fruto de uno de los juegos y parejas de mamá.

Vale la pena esperar porque en las relaciones interpersonales de pareja sucede como con las comidas : el postre, aunque sea lo más apetitoso, debe dejarse para más tarde. Lo primero es nutrirse bien.

En Diciembre de 1999, alrededor del 1 de Diciembre la Fundación Antisida de España, cuya presidenta de honor es S.A.R. Elena de Borbón lanzó una campaña publicitaria (nos gustaría saber de dónde saca el dinero) para hacer sexo seguro. Lo del verbo hacer unido a una dimensión tan personal del ser humano como el sexo ya indica la filosofía que anima a los autores de la campaña, que es la del sexo frívolo. En el susodicho espacio se bromea con la mermelada como sustituto del condón. La cosa resulta cuando menos, un poco asquerosita, pero tampoco se le pueden pedir peras al olmo ni sensibilidad a un energúmeno. Ojalá, la infanta Elena pudiera hacer el favor de que la Fundación que preside funcionara con el mismo respeto que los españoles suelen tener por la dinastía a la que pertenece.

Para completar los despropósitos de aquellos días, subalternos del presidente extremeño Rodríguez Ibarra, presentaban su plan de "sexosalas" que, como su mismo nombre indica, son salas, o habitaciones de hotel, destinadas a que los jóvenes copulen "con dignidad". El carnet joven haría de salvoconducto para lograr precios módicos.

Como decía el escritor J.M de Prada comentando este suceso, (14)"la población española, como se sabe, se divide en media docena de progres turulatos que lanzan paridas a troche y moche y treinta o cuarenta millones de pacíficos ciudadanos que se apresuran a adherirse a las paridas, para que nadie los acuse de retrógrados. La última parida progre fue pronunciada por algún cargo subalterno de la Junta de Extremadura, y consistía en crear salas para que los jóvenes aliviasen su congestión venérea, así como unos «bonos de descuento» para hostales que, naturalmente, se sufragarían con la aportación de los contribuyentes. (...) El afán por resultar progre, moderno, desinhibido, o sea, guay, ha enzarzado a nuestros gobernantes (y a los aspirantes a serlo) en una carrera alocada hacia los horizontes de la estulticia. El subalterno de Rodríguez Ibarra abogaba por la creación de esas salas casposas aduciendo que los jóvenes merecen mantener «relaciones sexuales en condiciones dignas», como si la estabulación y el colectivismo genital tuviesen algo que ver con la dignidad. Estos apóstoles de la chabacanería, que confunden al hombre con una mera agregación de cromosomas, no paran con tal de imponernos ese triste destino celular: empiezan regalando condones en la puerta de los colegios y acaban urdiendo esos campos de concentración para amantes domingueros".

A finales del 2000 Sanidad hizo una campaña que podría haber recibido un aprobado raspado, a no ser de unos detalles. En grandes vallas se veían los pies de personas andando por la calle, y uno descalzo que se aproximaba a pisar vidrios tirados. El lema era que había que protegerse pues el sida podía cruzarse en tu camino. Hay dos cosas que decir : en primer lugar, ¿quien permite que haya vidrios por la vía publica con los que las personas pueden herirse ?, ¿como no hay un servicio municipal de limpieza que los elimina en seguida ?. Y en segundo lugar, ¿quien pretende comparar el andar por la calle, hecho tan normal que siempre se hace con zapatos en el mundo civilizado, con la vida del que se mete en conductas de riesgo ? ; ¿o es que consideran normal el ser toxicómano y andar en camas ajenas?

En Agosto del 2001 el Estado, a través del Ministerio de Sanidad y del Consejo de la Juventud, interviene de nuevo en la iniciación sexual de los jóvenes con otra campaña de sobre el sida : la campaña de la cremallera, cuyo lema es "Atracción, seducción, provocación y prevención". Y claro, la prevención, a su estilo, no tienen otro. Esta campaña da otro paso en la carrera de la corrupción. El plan del ministerio, esta vez, es : "debe ofrecer no sólo información, sino también facilitar los mecanismos y herramientas necesarias para la prevención, por ello se distribuirán 1.000.000 de condones con el objeto de que el mayor número de organizaciones y organismos puedan repartirlos en todas aquellas actividades relacionadas directamente con el tema y que tengan como destinataria a la población joven". La nueva campaña incluye "una serie de sugerencias a la hora de realizar talleres de prevención del VIH/SIDA con jóvenes y algunas dinámicas grupales que pueden servir de orientación para trabajar de forma lúdica las diferentes variables planteadas". Estas "dinámicas" han incluido en pasadas ediciones el concurso y la degustación de condones de sabor en apósitos especiales para niños y niñas de doce años en clases de colegios públicos.

Como las encuestas señalan que entre los jóvenes persisten las conductas de riesgo para la infección por VIH, la nueva campaña alumbra la novedosa conclusión de que "es imprescindible promocionar el uso del preservativo y facilitar el acceso al mismo". Los fracasos de la campaña juvenil de prevención La última campaña en la que intervenía el autodenominado Consejo de la Juventud decía "Aquí tienes una solución redonda para prevenir el SIDA", y sus resultados negativos de los tres últimos años, no se tienen en cuenta. Por eso, el ministerio va a volver a gastarse el presupuesto en lo mismo con los mismos y para lo mismo.

No contentos con haber obtenido los peores resultados de entre todos los países del mundo en los que se hacen campañas de educación sexual, han decidido mantenedla y no enmendarla en la nueva campaña que acaban de anunciar. Y es que contemplar otro tipo de campañas distintas a las del reparto de condones o dar a los centros educativos la capacidad de elegir entre dos propuestas alternativas, en la que una aconsejaría la continencia, o se educara para evitar la provocación o la seducción, cae fuera de los límites de tolerancia del ministerio. Hay, en esta tozudez anticientífica del ministerio, un poco de ingenuidad culpable, pero también algo de fanatismo inmovilista.

Los padres con hijos potencialmente víctimas de estas campañas deberán ir a los tribunales con más frecuencia. Lo de Bayer con el fármaco retirado, los defectuosos filtros de la maquinas de diálisis, puede ser poco comparado con lo que a los técnicos del ministerio de sanidad en campañas de prevención del sida les va a caer en cuanto unas cuantas víctimas de la provocación sexual temprana demanden la compensación que merecen.

Las campañas "contra el sida" en España , alrededor del día Mundial del SIDA, el 1 de Diciembre del 2002, continuaban con el piñón fijo. Se ofrecía un condón con forma de salvavidas, como diciendo : úsalo, es imprescindible, te salvará la vida. Ójala las autoridades que supuestamente dicen velar por la salud de los ciudadanos, se preocuparan de enseñar a nadar a todos los jóvenes, de esa sería la verdadera protección , y nadie, por decisión propia pondría en juego su vida. Si los jóvenes recibieran una correcta educación de la afectividad y de la sexualidad, no necesitarían para nada salvavidas.

El día 28 de Diciembre, según informaba Europa Press, científicos responsables del centro de enfermedades infecciosas más importante de España, le decían a la cara a Francisco Parras, responsable español de la lucha contra el sida, que las campañas no son correctas. Todavía quedan personas valientes que prefieren la verdad a pesar de poner en peligro su puesto de trabajo. Reproducimos la noticia tal como informaba la agencia.

Responsables de Enfermedades Infecciosas del Carlos III cuestionan la campaña antisida por incidir en el uso del condón .

El jefe del servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Carlos III, Juan Fernández Lahoz, y Francisco Blanco, uno de los miembros de su equipo, cuestionaron hoy las campañas antisida como la lanzada por el Ministerio de Sanidad porque, a su juicio, hacen un excesivo hincapié en el uso del preservativo. Francisco Blanco valoró asimismo que la campaña sobre este profiláctico "promueve la promiscuidad". Ambos expertos asistieron hoy a una "Jornada científico-técnica" organizada por el Hospital Carlos III con ocasión del Día Mundial del Sida, que fue clausurada por el secretario del Plan Nacional sobre el Sida, Francisco Parras.Al término de su intervención, que versó sobre la situación del sida en España, Francisco Blanco tomó la palabra para criticar el hecho de que las "Administraciones centren sus campañas de prevención en el uso del preservativo". Este experto reconoce las propiedades profilácticas del condón, si bien considera que su utilización como motivo central de las campañas "induce a la promiscuidad".Este experto considera que las campañas antisida deben promover "otros valores" como mantener una vida sexual estable o incluso la abstinencia como método de prevención ante un posible contagio del VIH. Además, advirtió de que el uso del preservativo no implica el riesgo cero.

Por su parte, Fernández Lahoz se mostró igualmente de acuerdo con su colega de departamento y consideró que las campañas antisida no deben tener como objetivo principal el uso del preservativo

.

El filósofo español José Ramón Ayllón, titulaba su artículo en el semanario EPOCA como "El gol de Ronaldo" en Diciembre del 2002. El autor se pregunta por qué se lucha contra los efectos letales del tabaco atajando el problema de raíz, y en cambio, en el caso del SIDA se juega con fuego.

Sanidad ha fichado a Ronaldo y Ronaldo nos ha metido un gol: Ronaldo 1 - España 0. El gol de una campaña publicitaria que, para prevenir el SIDA, escoge como lema "juega sin riesgo". El SIDA es la más cara y lamentable de las facturas que pagamos por el sexo, pero a la ministra le parece cosa de juego. Una vez más, el Gobierno comete la torpeza de pensar que los jóvenes son monos con pantalones, incapaces de entender que si no quieres ciertas consecuencias, lo mejor es no jugar con fuego y suprimir las causas.

Con la misma lógica de Sanidad, en lugar del "Si bebes, no conduzcas", la DGT tendría que proponer: "Si bebes, ponte el cinturón o el casco". Pero la lógica no es la especialidad del Gobierno, que en otra campaña de prevención contra la droga hizo gala de parecida insensatez. ¿Recuerdan aquel anuncio contradictorio? Desde grandes espacios publicitarios, el Ministerio del Interior nos mostraba a un grupo de jóvenes, emparejados y sonrientes, bajo el lema "Funcionamos sin drogas". Todo correcto. Pero el mensaje se tornaba equívoco cuando otro texto, junto al eslógan, decía lo siguiente: "Viajamos, nos enrollamos, soñamos, nos lo montamos, alucinamos, nos divertimos... Y todo ello sin drogas". ¿Por qué era un anuncio contradictorio? Porque centraba toda la visión de la vida en el placer, olvidando que la dinámica interna del placer es invasora, que el placer es un producto inflamable y crea dependencia. El estilo de vida que el Gobierno parece aplaudir es un camino cuesta abajo hacia los peligros contra los que tan ingenuamente previene. Porque, como reza un dicho muy gallego, "cuesta abajo se llega a cualquier parte".

El SIDA es, por el momento, una epidemia incontrolable, asociada en la mayoría de los casos a un determinado tipo de conducta sexual. Como el ser humano es libre para escoger sus actos, se puede afirmar que es responsable de las consecuencias de estos. Está demostrado que el hábito de fumar puede producir cáncer. Está demostrado que determinados hábitos pueden abrir la puerta al SIDA. En el caso del tabaco se intenta atajar el problema desde la raíz, suprimiendo el hábito de fumar. En el caso del SIDA, por el contrario, se intenta trasladar el problema a las autoridades sanitarias, para que repartan preservativos o encuentren una sustancia contra la inmunodeficiencia. Una lógica que, aplicada al tabaco, vendría a decir: fume usted lo que quiera que los médicos se encargarán de impedir o de curar su cáncer. Por eso, no deja de ser contradictorio que en la prevención del SIDA se omita la solución más económica y eficaz: el libre cambio de conducta.

Algún simple podrá pensar que proponer un cambio de conducta basado en el autocontrol es imponer una moral intolerante, conservadora y represiva. Pero proponer no es imponer, y el consejo viene de la OMS, que ha repetido que la única prevención eficaz contra el sida es la fidelidad a la pareja o la continencia. Me viene a la memoria un programa de radio sobre educación sexual, y una pregunta por teléfono: "¿Cuándo se está preparado para hacer el amor por primera vez?". El sexólogo responde a su jovencita: "Cuando lo desees". Esta respuesta valió un jugoso comentario de José Antonio Marina en la prensa: "Me parece un trivial consejo de anuncio publicitario. En una etapa vertiginosa e intensa como es la adolescencia, cuando los muchachos están construyendo su libertad, asunto enrevesado, ese consejo es de una simplicidad mortal. La libertad es la adecuada gestión de las ganas, y unas veces habrá que seguirlas y otras no. El deseo no es indicio de nada, más que de sí mismo. Es siempre un ‘motivo’ para actuar, pero sólo el deseo inteligente es ‘una razón’ para actuar (...) Con frecuencia se confunde la espontaneidad con la libertad, lo cual es muestra de analfabetismo. Todos los burros que conozco son, desde luego, animales muy espontáneos, pero tengo mis dudas acerca de su libertad".

La difusión y reparto de preservativos ha sido la única política de prevención que se ha llevado a cabo, y los resultados están a la vista: somos el país más infectado y afectado de la UE. Con los datos científicos y la experiencia que tenemos, no hay ninguna razón para no intentar otro tipo de campañas. Si no se hace, el Gobierno, Ana Pastor y Ronaldo nos están manipulando.

 

La campaña prevención en España para el 2003 y el 2004 planteaba la comparación del virus del sida, el VIH, con cualquier otro "virus" informático, haciéndonos sacar la conclusión natural de protección, de usar antivirus y de usar condón. Gran falacia, pero sólo engañan a los torpes. Un virus informático puede llegarle a cualquiera, cierto, pero el virus del sida NO. Si no eres un drogadicto, ni eres infiel o polígamo, no hay riegos. Si en tu familia nadie está infectado, no hay que preocuparse. El gran fallo de la campaña es el hacernos creer subliminalmente que es tan trivial y corriente ahora usar el ordenador, como cambiar de pareja. Para algunos lo será, y ese parece que es el camino de imposición de costumbres, pero para muchas otras personas NO.

Hay más diferencias claras. Un virus de ordenador no es un ser de la biología como lo es el virus del sida. El usar las técnicas informáticas es algo sensacional, signo de progreso, mientras que el engañar a tu esposa es signo de retroceso.

La única comparación válida que existe es que el virus informático es creado y difundido por personas malvadas, y el virus del sida es divulgado por personas malvadas o estúpidas que le dan todo tipo de facilidades y autopistas de acceso.

 

La campaña de finales del 2004, del Ministerio de Sanidad, más de lo mismo. El dinero de todos los contribuyentes para promover el preservativo como único medio para evitar el contagio del sida.

Esta acción promocional valorada en cerca de un millón y medio de euros, degrada al ser humano además de ir contra la ley natural.

Con el eslogan Por ti y por todos, úsalo se propone, como única vía para frenar la pandemia del síndrome de inmunodeficiencia adquirida, el profiláctico. Y lo cierto es que el sida ha causado en 2004 más de tres millones de muertos en el mundo. Desde que hizo acto de aparición en nuestro país, España ha contabilizado más de 42.000 fallecimientos. Lo fácil es, ante estos datos, apelar al preservativo. ¡Ea!, con este artilugio ya está arreglado todo, aunque todo el mundo sabe que no tiene una fiabilidad del 100%, ni mucho menos.

El anuncio televisivo de la mencionada campaña es de antología del disparate. Resulta que como uno puede tener o haber tenido una relación sexual con alguien que luego las tiene con otros y esos otros las pueden haber tenido o tener entre sí, y que lo "normal" es que lo mismo se pueden tener relaciones heterosexuales que homosexuales, que para eso somos "chic" y modernos, y como lo "normal" es también que seamos infieles y mantengamos relaciones fuera del ámbito de nuestra pareja estable, porque el sexo está para eso, para experimentar y disfrutar, pues nada, aquí nos ponemos todos un condón y no pasa nada... Para manipular nada mejor que un anuncio como este, que hay que verlo varias veces para enterarse de la trama. No puede haber más complicación en veinte segundos. No es posible. Es lamentable.
Y el horizonte no es nada halagüeño. Todo apunta a que se seguirá permitiendo la pornografía y la violencia como contenido habitual de los mensajes comunicativos, por ejemplo, en el futuro, aunque, eso sí, acabarán a disgustos con los fumadores.

Por aquello de no imponer a nadie una moral ni unas normas de conducta, se plantean modos de vida impuestos por la fuerza de la propaganda, entrando en incongruencias de calibre mayúsculo, y, en consecuencia, lamentablemente, parece que la inmoralidad sea la costumbre de muchos.

INICIO

7.4. Reparto_de jeringuillas y condones.

Entre las tareas de organizaciones gubernamentales o no, que en sus campañas aseguran luchar contra el SIDA, se encuentra el reparto de condones y de jeringuillas. Puede que incluso esas personas más o menos entiendan que lo mejor contra el SIDA es el rechazo de drogas y de promiscuidad sexual, pero no obstante siguen repartiendo el material. Dicen que lo reparten no indiscriminadamente, sino a personas que "presuntamente" tendrán comportamientos de riesgo, y por aquello de evitar un mal mayor, hay que equiparles adecuadamente.

Ellos reparten jeringuillas porque afirman que con seguridad, si el toxicómano no tiene una nueva, cogerá una del suelo para picarse con ella. ¡Qué seguridad de predicción!. No obstante puede ser cierto, los toxicómanos pueden llegar a tener una dependencia tan fuerte, una carencia tan grande de libertad para decidir, que puede ser cierto que usaran para picarse cualquier cosa. Pero quien le entregue una jeringuilla debe saber que tiene una parte de culpa en que esa persona se haya drogado una vez más, y esta vez con mi directa complicidad.

¿Acaso debemos también dar el dinero al toxicómano para adquirir la droga, porque si no se lo damos, hay completa seguridad que roben para conseguirlo?. ¿Acaso se debe repartir cocaína para inhalar, porque si no hacen eso, hay completa seguridad de que se inyecte heroína?.

Si realmente hay esa completa seguridad de que alguien se drogue, ¿no sería mejor impedir, detener a esa persona para que no lo haga?. ¿No se detiene a locos, niños, o a otras personas carentes de razón, para que no atenten contra su propia vida?. Siempre se ha impedido y se ha detenido al que quería suicidarse, al menos antes, cuando había más solidaridad que ahora.

Otras veces, desde estas campañas, reparten condones entre jóvenes, pues aunque afirman, que alguna vez se les dice que es mejor la abstinencia,..., si un día llevan mucha marcha... Si reparten condones, es que ni ellos mismos se están creyendo que para los jóvenes la abstinencia sea lo mejor, pues si no, lo que aconsejarían sería reducir la marcha a velocidades controlables. Si reparten condones es que consideran indiferente tener una relación sexual, siempre que las personas lo deseen. La copulación se reduce para ellos a otra tarea más como el orinar o limpiarse los dientes. ¿Acaso una mujer da condones a su marido para cuando se vaya de viaje, por si un día lleva mucha marcha...?.

Un profundo drogodependiente puede tener su libertad reducida a cero, pero el tirón del sexo nunca es tan anulador de la libertad. Por lo tanto, si alguien está dando condones, tiene buena parte de culpa de los hechos posteriores. Muchas de esas personas que suelen pedir condones gratis, quejándose de que son caros, si no lo hubieran recibido, no se hubieran ido al barrio chino a perpetuar el comercio del sexo y la esclavitud de la mujer. Habría podido en ellos el temor al contagio, que otra cosa. Y si otros se fueron al barrio chino sin condones, sabían muy bien qué les podría ocurrir, o en todo caso, cómo adquirirlos por sí mismos.

Es falsa la compasión de los que afirman con seguridad , con condones o sin ellos, muchos se irán de putas. Se puede pensar que siempre hay gente que se salta las normas, y hay que atenderles. Si esa atención no redundara en animar a más gente a saltarse las normas. Pero aun dándoles condones, ¿quién asegura que lo utilizarán siempre?. Después del salto de una norma, viene el salto de otra. ¿Quién asegura que no saltarán esa otra norma?. ¿No ocurrirá más bien que una vez introducido en el mundo de la prostitución, después el mismo sujeto rechace la incomodidad y la guarrada de las gomas, para perpetuarse en las prácticas de más riesgo?. ¿Quien no es fiel con sus principios, o a su mujer o marido, va a ser fiel a un instrumento, a una goma?.

Los chicos problemáticos, a los que estos grupos dicen atender, lo que necesitan son atenciones reales y no cajas de condones que conllevan el desentendimiento por parte de los servicios sociales y del resto de la sociedad. ¿Acaso se reparten porras entre los chicos problemáticos, para que no tengan que utilizar ni armas blancas ni de fuego?.

Animaríamos a que los que reparten condones, mirarán al fondo de los ojos a los que se los piden, para ver si descubren entre ellos a los violadores, a los pederastas "necesitados", a los que engañarán a cualquier jovencita, y a otros más : con seguridad, están entre ellos.

Por creer fielmente en las torpezas con respecto a la prevención de los jerarcas médicos y políticos, hemos dejado propagar el virus a su antojo. Según una noticia de agencia, un experto afirmaba que el SIDA pudo frenarse en los años 80 (Colpisa/EP Washington ). Según afirmo un cirujano en un artículo publicado en el número de Agosto de 1997 de la revista estadounidense Medical Sentinel, "El virus del SIDA podría haberse detenido en los años 80 si se hubieran aplicado las medidas de salud pública apropiadas y si la jerarquía médica no hubiera hecho todo lo posible para impedirlas".

El doctor Stanley K, Monteith, autor de un libro titulado SIDA, la epidemia inútil, enumera en un artículo del diario oficial de la Asociación de Médicos y Cirujanos Norteamericanos (AAPS) algunas recomendaciones, como la detección obligatoria antes del matrimonio y en la mujer embarazada, o una educación sexual adecuada para los jóvenes que hable de castidad en vez de la utilización de condones.

Monteith dice que la mayor parte de la sociedad no comprendió la enfermedad y que incluso los que lo hicieron, tuvieron miedo de hablar o se les impidió aplicar medidas de salud pública para detener esta "peste de los tiempos modernos". "Si los médicos hubieran sido autorizados para aplicar las medidas necesarias a mediados de los años 80, habríamos podido detener la extensión de esta plaga", añadió el doctor, acusando a los responsables de las organizaciones médicas.

INICIO 

7.5. Lazos y firmas contra el SIDA.

Ahora todo parece resolverse con firmas. Firman intelectuales para que dimita el presidente del gobierno, firmas para que no trasladen tal archivo, firmas para mostrar el afecto o desaprobación, firmas para reducir la jornada laboral a 35 h. por semana, etc. No esta mal esta costumbre actual, pues viene a ser el reflejo de una opinión.

Cuando el valor que se quiere dar a una firma va más allá, o cuando, más que una firma, son necesarias otras actuaciones; cuando con una firma silenciamos nuestra conciencia, o nos libramos del inoportuno que nos pide firmar,..., entonces no valen. ¿De qué sirve que los alumnos firmen contra el robo de material escolar?, lo que tienen que hacer es denunciar a los "compañeros" culpables, y exigir medidas más educadoras y correctoras. ¿De qué sirve que los contribuyentes a Hacienda firmáramos un manifiesto en disconformidad con el trabajo de tener que hacer la declaración de la renta, o de lo ingrato que resulta pagar?. ¿Quién no firmaría solicitar que se trabaje 30 o 20 horas a la semana ?

Otro ejemplo más podría ser cuando hubiera que firmar declarándose en contra del hambre en el mundo. Pues claro, ¿acaso alguien está a favor del hambre en el mundo? Lo que hay que hacer, si alguien recogiera firmas en este sentido, es preguntarse: ¿qué quieren hacer con el conjunto de firmas recogidas contra el hambre?. Lo más probable es que, como en otros tantos casos, falte el compromiso y la responsabilidad personal, y queremos que otros resuelvan el problema: el Estado. Los firmantes hacen el gesto, el borratajo, pero que otros hagan el esfuerzo. La pregunta individualizada más apropiada sería : ¿cuánto dedica usted, de su sueldo neto, o de su tiempo, para resolver el hambre del mundo?

Lo mismo ocurre con las firmas que por la calle se piden contra el SIDA. ¿Acaso alguien está a favor del SIDA?. Lo que habría que preguntar y discutir es: ¿ qué vas a hacer con estas firmas?. Si la quieren para presentarlas como respaldo a la solicitud de casas de acogida a enfermos,..., bien. Si las quieren para proveerse en abundancia de condones y jeringuillas, y así, no tener que cambiar de vida por el tema del SIDA,..., no. Si las quieren para manifestar nuestro deseo de que se dediquen más fondos a la investigación,..., bien. En resumen, el firmar no deja de ser un gesto, pero la mayor parte de las veces, sólo gesto, un gesto vago, manipulable e impersonal. ¿qué es más útil contra el SIDA, una firma, o denunciar al traficante de la esquina que indirectamente va a originar muchos casos de SIDA?

Desde casi los comienzos de la lucha contra el SIDA, se usa el lazo rojo como una forma de manifestación de que uno está comprometido en la lucha contra el SIDA. Resulta también curioso que de un tiempo a esta parte todo se quiera manifestar con lazos. Hay lazos azules en contra de los secuestros, lazos verdes a favor de los secuestros, lazos amarillos para defender a los estudiantes de medicina, lazos negros en contra del cierre de tal empresa...

Estábamos a favor del lazo rojo, aun sabiendo que las verdaderas actitudes van por dentro, y no es necesario tener que mostrar un lazo para manifestar que se está a favor o en contra de una causa. Todo el mundo está en contra del SIDA, pues claro, ¿tendría que llevar entonces todo el mundo el lazo en cuestión? Lo que sucede es que, si fuéramos a ponernos lazo contra todo cuanto nos amenaza la salud, tendríamos que salir a la calle llenos de colgantes. Habría que llevar un lazo contra el cáncer, contra el infarto, o contra la hepatitis. Colaborar eficaz y educadamente a la prevención y curación del SIDA, con obras , discursos, y dineros es tan loable como participar de alguna manera en la lucha contra el cáncer. Lo del lacito rojo no deja de ser una inutilidad. No hay nadie que defienda el SIDA, ni quiera propagarlo, ni que lo aconseje o defienda como parte indispensable de la libertad. Más sentido tendría llevar una señal distintiva contra la pena de muerte o contra el aborto, porque todavía hay gentes que están a favor de la una y del otro, y ahí, en ese punto, sí que sería útil el uso de una señal que nos distinguiera o diferenciara.

Cuando la tuberculosis era una plaga y causa de muchas muertes, lo mejor que se pudo hacer fue levantar sanatorios antituberculosos, investigar y separar a los enfermos para evitar el contagio. Nadie se puso lazos entonces, ni contra la tisis, ni contra la sífilis, etc.

Es posible que la moda de ponerse el lacito haya nacido debido a que algunos famosos querían hacerse la foto y salir en la tele, y mostrar una imagen solidaria. Es posible que otros lo difundan con el propósito de involucrar en la lucha contra el SIDA a toda la sociedad, incluso a aquellos sectores que, por sus costumbres y conducta, no están cerca del peligro de contagio. Si es así, esta es una forma clara de reconocer que, sin duda, el SIDA es una enfermedad del comportamiento.

Estábamos, como hemos dicho, a favor del lazo rojo a pesar de lo indicado ; ahora bien, cuando hemos visto la manipulación que se le ha ido dando al sentido del lazo, fuimos cambiando de opinión. Se empezó a ver el lazo en el pecho de Liz Taylor y de otros artistas de Hollywood, y pensamos que muchas veces, donde debían luchar contra el SIDA era en sus vidas o en sus películas, no precisamente ejemplares. El ejemplo que nos pueden dar los famosos (famoso no significa ejemplar), deja mucho que desear, en ocasiones. Algo así, sucedió con Maradona, del que tuvieron que suprimir apresuradamente sus anuncios contra la droga, cuando se descubrió que él también practicaba el tema.

Se pusieron el lazo después grupos de homosexuales que presumen de serlo. Esos grupos, con lazo en el pecho, se lanzan a manifestaciones de orgullo que acaban en auténticas orgías multitudinarias : bonita forma de luchar contra el SIDA.

Continuaron los propagandistas del condón adueñándose del símbolo del lazo rojo, hasta entonces de todos. Entonces dijimos que no, definitivamente ese no era nuestro signo; han secuestrado tanto la simbología del lazo..., que no, ese no es el signo de la lucha contra el SIDA. Quizá ahora, lo que esté significando, es la propia marca -mucha gente lo ve así- que se ponen los contagiados, o las personas proclives a ello por mantener conductas de riesgo. Por eso, cuando ya está desvirtuado el sentido del lazo, la gente pasa de ello y no quiere que nadie se le acerque a picarle con no se sabe que, como si fuera a picarle con algo que contagia el virus.

Tenemos que concluir que no es oro todo lo que reluce. Referente al tabaco existe la liga de fumadores, y la liga anti-tabaco. Los primeros tratan de defenderse del acoso de la intolerancia que les conmina prácticamente a fumar a escondidas o avergonzados públicamente. La liga anti-tabaco presiona en el sentido contrario para erradicar el tabaco, aunque del porro no hablan. Las dos asociaciones, seguro, que están en contra de los cánceres de pulmón.

Con el SIDA puede ocurrir lo mismo. Habrá asociaciones que vean el SIDA como peligro público número uno, y por lo tanto traten de atajarlo en sus raíces. Otras asociaciones, sin embargo, no quieren dejar de fumar, entendámonos : no quieren romper de ninguna forma con las conductas peligrosas que están metiendo a millones de personas en el SIDA. También aquí, seguro, que todas las asociaciones estarán en contra del SIDA, pero ...

A este respecto, resulta curioso las acciones de una asociación, Act Up-París. Así como hace su pariente norteamericana, realiza acciones espectaculares : hacerse los muertos en la vía pública, ocupación de la sede de la OMS de Ginebra, interrupción de la Misa en Notre-Dame de París, manifestaciones fúnebres, presencia en las celebraciones del Gay Pride, etc. Se trata de atraer la atención de cámaras y fotógrafos, mientras se critica la supuesta indiferencia de políticos, y demás, hacía los enfermos de SIDA. La culpa es siempre de los otros, pues Act Up no se plantea un cambio en los estilos de vida que favorecen la difusión de la enfermedad. La actitud agresiva de muchas de sus acciones podría haber hecho caer bajo ellos el peso de la ley. Pero eso, sólo se reserva para grupos pro-vida.

Es curioso que este pequeño grupo se autopresenta como representantes de todos los enfermos de SIDA. A sus congresos sólo acuden unas 100 personas, y padecen una crisis de militancia. En cambio, hay que reconocer que consiguen hacer llegar su mensaje, consiguen salir en la foto del reportero ansioso de enviar algo sobre el SIDA, pero distinto de lo de siempre. Lástima que todo este ruido, y toda esa estrategia no detenga al VIH.

Los datos nos dicen lo que dan de sí las campañas de prevención hasta ahora realizadas. A estas alturas, la población tiene la información precisa sobre la gravedad de la enfermedad, las vías de contagio y los métodos preventivos, así como los riesgos de conductas relacionadas con toxicomanías y la promiscuidad sexual. Sin embargo, la epidemia no remite. Si ante cualquier otra enfermedad las campañas de prevención dieran resultados tan limitados, ya nos habríamos planteado la necesidad de nuevas estrategias. Pero, en el caso del SIDA, las campañas no se atreven a romper algunos tabúes que impiden ir al fondo de la cuestión.

El contagio está ligado a la conducta, y sólo un cambio de conducta puede prevenir el mal. Sin embargo, hasta ahora las campañas no se han centrado en cambiar las conductas de riesgo, sino en seguir haciendo lo mismo, pero sin intercambiar jeringuillas o usando condones.

INICIO

7.6. Buenas campañas contra el SIDA.      

Lo dicho hasta ahora es lo que hay que decir sobre la mayor parte de las actuales campañas. Sin embargo, otras personas han opinado sobre la verdadera manera de hacer las campañas sobre el SIDA. Una muestra de estas opiniones provenientes de voces autorizadas, se van a citar a continuación. Un desarrollo más exhaustivo de ideas acerca de buenas campañas, se puede leer en el capítulo de Soluciones al SIDA.

El descubridor del virus del SIDA, Luc Montagnier, se ha mojado realmente al hablar de cómo deberían ser las campañas contra el SIDA. "Son necesarias campañas contra prácticas sexuales contrarias a la naturaleza biológica del hombre. Y sobre todo hay que educar a la juventud contra el riesgo de la promiscuidad sexual y del vagabundeo sexual." (15). No hay que ser muy listo para encontrar, entre otras, una crítica a lo homosexualidad en esta declaración.

En la Declaración de Londres de la Cumbre Mundial de ministros de sanidad de 1988 se dijo: "Es necesario que las campañas de prevención contra el SIDA arranquen de más atrás, y no dejen de lado los diferentes modos de vida y los valores humanos y espirituales y protejan los derechos humanos y la dignidad de las personas". (16)

Para una aceptable educación sanitaria sobre el SIDA se necesita "replantear algunos aspectos negativos de nuestra cultura, ahogando el hedonismo prevalente en abundancia de respuestas éticas personales que clarifiquen nítidamente las claves de la felicidad humana"(17).

Algo se ha hecho en materia de campañas en el sentido indicado. El Ministerio de Sanidad en Belgica realizó una campaña sobre el SIDA en 1991 dirigida especialmente a los jóvenes, sin recomendar el condón. La campaña insistía en el amor vivido con responsabilidad. El principal instrumento de la campaña era un vídeo para escuelas y televisión. En él aparecen dos jóvenes que conversan; uno de ellos dice :"No sé que es el amor, y la prueba es esta enfermedad que me corroe. ¡ y se nos habla del amor como si fuera una cuestión de fontanería".

 

En Suiza se llevó a cabo una campaña similar, con el lema :"La continuada fidelidad recíproca protege del SIDA".

En África, donde las cifras de contagiados, son ya desorbitadas, existe también diferencias en materia de prevención. Pero, sin duda, todo el poder económico, los poderosos, están volcados con las campañas pro-condón. Bancos extranjeros, en Uganda, por ejemplo, reparte condones entre sus empleados, en lugar de repartir responsabilidad, es más fácil lo primero. Las cadenas de televisión de todo el continente repiten hasta la saciedad anuncios financiados por la Unión Europea haciendo apología del condón. En estos últimos años otra campaña en Uganda, que resulta contradictoria, pero al menos nombra otras palabras hasta entonces tabú, la campaña lleva por lema "fidelidad, castidad y preservativo".

Por lo que se ve los gobernantes de Uganda han ido separándose de las directrices de la ONU. "Sobre los fármacos anti-SIDA se están dando grandes pasos, pero debemos ser conscientes de que el problema del SIDA no se reduce solo a un hecho terapéutico". Lo afirma Giuliano Rizzardini, médico principal de enfermedades infecciosas en el hospital de Busto Arsizio, que durante muchos años ha estado en primera línea en la batalla contra el SIDA en Uganda.(18)

En la entrevista que el médico concede a la revista italiana Avenire, declara además lo que sigue a continuación:

Lo que ha demostrado ser más eficaz en la lucha contra el SIDA ha sido la prevención. Normalmente, cuando se habla de prevención en términos generales, uno piensa en el preservativo. Sin embargo, me estoy refiriendo a recuperar el valor de la familia, y, en términos más generales, de educación. Porque también los fármacos tienen efecto sólo dentro de un contexto educativo. Esta es la experiencia de Uganda, el único país en dónde las tasas de nuevas infecciones de VIH ha descendido. Del resto, una reciente investigación del Harvard´s Center for Population and Development Studies demuestra que después de 20 años de epidemia no hay ninguna prueba de que con más preservativos se reduzca el SIDA.

Al secreto de Uganda han contribuido diversos factores, pero ha sido determinante el acercamiento consciente del Presidente Museveni, que, al contrario de otros líderes africanos, ha detectado inmediatamente el problema y ha dirigido su trabajo hacia la educación, apoyando a quienes ya trabajaban en este campo, a través de organizaciones vinculadas a la Iglesia.

El mismo Museveni, en 1992, dijo, en el Congreso Mundial sobre el SIDA, que "la mejor respuesta a la amenaza del SIDA es reafirmar pública y claramente el respeto que cada persona debe a su prójimo. Debemos educar a los jóvenes en la virtud de la abstinencia, del autocontrol y del sacrificio, que exige, en primer lugar, el respeto hacia los demás.". Promoviendo la abstinencia y la fidelidad conyugal, el gobierno de Uganda ha reducido el 65% las relaciones sexuales "accidentales", con una reducción del SIDA del 75% entre los jóvenes entre 15 y 19 años; del 60% entre los 20 y 24, y del 54% en el resto. Si a todo esto se le añade la disponibilidad de los fármacos, entonces la lucha contra el SIDA puede alcanzar resultados importantes.

Otras autoridades de otros países deciden seguir el ejemplo, al menos en parte. En Kenia y en Zambia los gobernantes prefieren educar a la población para convencer a sus ciudadanos de que cambien sus hábitos sexuales, promoviendo la fidelidad y abstención. En Kenia y Zaire, personas de diversas confesiones se revelan contra el nuevo colonialismo del látex. En Burkina Faso las ciudades están llenas de letreros que hablan del SIDA y de la fidelidad conyugal como verdadera prevención.

El presidente de Kenia, Daniel Arap Moi declaró en Noviembre de 1999, según el corresponsal de la BBC en Africa Oriental, que el SIDA es una amenaza a la supervivencia del país. El presidente reiteró que el gobierno no impulsaría el uso de condones porque estos favorecían el desarrollo de la epidemia. que ha provocado la muerte de más de 700.000 personas en Kenia.

No obstante, en el verano del 2001 los ministros del gobierno de Kenia decidieron importar y difundir entre la población millones de condones, aunque el presidente, Daniel Arap Moi, pidió a la población que se abstenga por dos años de tener relaciones sexuales promiscuas para "salvar a una generación" de contagiarse de sida. En esas fechas, según el Ministerio de Sanidad de Kenia, unos 700 kenianos morían de sida al día, y unos 2,2 millones sobre una población de 30 millones estaban infectados. Moi declaró que "Como presidente del país me siento avergonzado por la necesidad de tener que gastar millones en la importación de preservativos, lo que podría evitarse fácilmente por aquellos que van a utilizarlos",

Poco antes, el Presidente dijo que debería aplicarse la pena de muerte a quienes, sabiendo que tienen sida, lo contagian a otras personas. Con esta amenaza, Moi censuraba la nefasta costumbre de muchos varones kenianos que transmiten la enfermedad a mujeres más jóvenes y vulnerables, a las que la tradicional cultura africana impide decir que no a un hombre cuando exige relaciones sexuales.

Por esas fechas, la Iglesia católica de Kenia emitió un comunicado en el que afirma que "importar tal cantidad de preservativos implica que el Gobierno acepta la promiscuidad". Así mismo el secretario general del Consejo de Imanes de Kenia, Sheij Mohamed Dor, consideraba que el país "comete un suicidio" al comprar tal cantidad de preservativos, pues ello animará a los jóvenes a experimentar con el sexo y, cuando se acaben, a practicarlo sin protección, con lo que el sida aumentará.

Níger lanzó una campaña contra el sida a mediados del 2001, con el acento en la fidelidad en el seno de las parejas y la aceptación de los seropositivos. La campaña contó con el apoyo financiero de la Agencia Estadounidense de Desarrollo (USAID) e instaba también a la población a someterse de forma voluntaria a las pruebas del sida.

En Guatemala, en Julio del 2001, el Programa Nacional del SIDA de advertía en un nuevo informe que la "epidemia del siglo" se ha convertido en una enfermedad principalmente masculina y heterosexual, y que, por tanto, el único medio de prevención auténticamente eficaz es la fidelidad matrimonial. Según la directora de la entidad, Dori Lucas, desde que se conoció la enfermedad en el país, en 1984, al 30 de junio del 2001, se ha registrado 4,197 casos positivos. De ellos, 3,122 corresponden al sexo masculino –74.39 por ciento–, y 1,075 son mujeres –25.61 por ciento–. "El hombre es el principal portador del SIDA, mientras que el mayor número de casos se observa en varones heterosexuales". "Esperamos sensibilizar a la población guatemalteca en torno a los beneficios de la fidelidad, y que las parejas tomen la responsabilidad de cuidar a su familia", señaló la Dra. Dori Lucas; y agregó que "la irresponsabilidad es la que ha llevado a gran número de personas a contagiarse, al tener relaciones sexuales con personas infectadas con el virus VIH".

El Senado de Nueva Jersey, en EE.UU., aprobó en 1993, un proyecto de ley que exige a los profesores que hagan hincapié en que la abstinencia es el único método totalmente fiable para evitar el SIDA, las enfermedades de transmisión sexual y los embarazos. Según el senador Gerald Cardinale, copatrocinador de dicho Proyecto de Ley, "estamos cometiendo un error, posiblemente un error fatal, haciendo creer a los estudiantes, que están libres de contraer el virus VIH usando condones. Los condones ofrecen algo de protección, pero el único método a prueba de todo para mantener a distancia el virus del SIDA es la abstinencia".(19)

El departamento de Salud del Estado de Nueva York lanzó una campaña que puede resumirse en un lema "los condones ayudan... pero no hacerlo da ciento por ciento de protección". La portavoz de dicho departamento, Nancy Sykes, defendió la importancia de "ayudar a los adolescentes a superar la presión ambiental que reciben para tener relaciones sexuales". Cuando comenzó esta campaña había 235 casos de SIDA en el Estado de Nueva York, en jóvenes entre 13 y 19 años, y más de 12.000 en jóvenes de 20 a 29 años (que probablemente contrajeron la enfermedad en edad temprana). Los embarazos de adolescentes superan los 16.000 al año. Gary Bauer, presidente del Consejo de Investigación Familiar de Nueva York afirmaba que "los programas de divulgación de la abstinencia significa tener fe en los jóvenes, mientras que los programas anticonceptivos significan esperar lo peor de ellos. Los programas de abstinencia requieren inversión de tiempo y energía, mientras que los anticonceptivos prometen una solución tecnológica rápida".

En China, el Gobierno prohibió en Diciembre de 1999, la publicidad de condones tras la difusión días antes en la televisión, de un anuncio sobre el SIDA. «Según la Ley de Publicidad, los productos relativos al sexo no pueden ser objeto de ninguna propaganda», indicó el departamento de publicidad de la Administración de Comercio e Industria. Entienden en China que algunos remedios pueden ser peor que la enfermedad.

La campaña de ONUSIDA del año 2000, presentada en el mes de Marzo, parece que iba acertando en los diagnósticos, pues destacaba la responsabilidad que tienen los hombres en la lucha contra la epidemia, ya que está comprobado que es más culpable de ella que la mujer, debido a la promiscuidad sexual. La campaña, con el lema «El sida: Los hombres marcan la diferencia», pretendía lograr que el hombre sea más responsable a la hora de evitar la propagación de la enfermedad, ya que suelen tener más parejas sexuales que las mujeres, incluidas las extramatrimoniales, lo que aumenta su riesgo y el de sus parejas principales de contraer el VIH. Además de la mayor promiscuidad de los hombres, el informe con el que se presentó la campaña, enumeraba la frecuente violencia sexual por parte de los hombres, como circunstancias de mayor peligro.

Todo lo que sean campañas para motivar a la abstinencia sexual o contra la precocidad sexual,, serán buenas campañas de lucha contra el sida.

En la mayoría de los países no se hacen campañas sobre la abstención sexual, sino que al contrario promocionando los condones se alienta a la promiscuidad. Sin embargo, el sentido común se abre paso. Un informe de Junio del 2000 de ONUSIDA reflejaba los resultados de estudios realizados en países como Estados Unidos y Suiza. En Estados Unidos, en 1988 la proporción de muchachos sexualmente activos a los 15 años era de uno de cada tres y siete años después de uno de cada cuatro. En Suiza, a mediados de los ochenta, el 65% de los chicos había mantenido relaciones sexuales a los 17 años, y lo mismo había sucedido para el 58% de las chicas en 1989. La epidemia de sida empezó a invertir esa tendencia y unos años después el porcentaje de jóvenes sexualmente activos a esa edad había disminuido en más de diez puntos. Y es que la necesidad se hace virtud.

La agencia Zenit informaba el 17-5-2001 que la hija mayor del presidente de México Vicente Fox, Ana Cristina, de 21 años, lanzará una campaña que pretende evitar embarazos indeseados entre adolescentes promoviendo la abstinencia sexual. Ana Teresa Aranda, directora del Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF), institución que apoya la iniciativa, ha aclarado que esta campaña se desarrollará bajo el lema «Que no te dejen colgada». La campaña tendrá amplia cobertura en los medios de comunicación. Coordinada por Oilar Denegri, directora de protección a la infancia, la iniciativa pretende reducir el índice de jóvenes madres solteras.

Ana Cristina Fox, quien colabora como voluntaria en trabajos del DIF, apelará a la conciencia de las jóvenes para no arriesgarse a un embarazo indeseado, indicó Ana Teresa Aranda.

En el norte de Europa, junto al sida, preocupan otras más enfermedades de transmisión sexual, y los embarazos de adolescentes. Para ello, el Departamento de Salud, Servicios Sociales y Seguridad Pública de Irlanda del Norte lanzó un programa (20) para promover entre los adolescentes la abstinencia como el único "medio práctico" eficaz para evitar embarazos precoces, sin necesidad prescindiendo del trasfondo moral y espiritual de la castidad. Se trata de un objetivo sanitario, como el que aconsejara dejar de fumar para evitar cáncer de pulmón.

Los responsables de la campaña señalaron que el objetivo es que las tres cuartas partes de los adolescentes conserven su virginidad y disminuya la alta tasa de embarazos precoces y enfermedades de transmisión sexual.

Un portavoz del departamento afirmó que "tenemos que ayudar a los adolescentes a entender y evitar los riesgos del sexo de menores desinformado (...) , la estrategia y el plan de acción recientemente publicados plantean nuevos objetivos e incluyen acciones en relación con el suministro de servicios de la información, acentuando la importancia de la comunicación con los jóvenes".

Sin embargo, el portavoz aclaró que "esto de ningún modo tiene la intención de imponer valores morales a los jóvenes", sino que de alguna manera les ayudará a tomar "decisiones responsables" sin tener en cuenta puntos de referencia morales. No se da cuenta que todos, a todas horas, recibimos mensajes tratando de que aceptemos, por ejemplo, como algo moralmente bueno la pornografía. No hay que avergonzarse de promocionar valores auténticamente humanos.

Un experto británico agregó que "estamos a favor de la política de abstinencia, porque si se busca disminuir los embarazos adolescentes y las infecciones sexualmente transmitidas, es el único camino para lograrlo".

INICIO

7.6.1. Campañas en positivo.

Dentro de las buenas campañas contra el SIDA, se suele oír en ciertos ambientes, que las campañas contra el SIDA o contra cualquier otro mal (tabaco, alcohol, droga, cáncer, fuego, accidentes de tráfico, etc.), deben de ser campañas "en positivo".

Las campañas contra el SIDA, si son realmente contra el SIDA, siempre habrán sido en positivo. Ahora bien, no secuestremos el lenguaje, y no utilicemos solamente la palabra positivo para un cierto tipo de campañas contra el SIDA. Según ese criterio, serían campañas en positivo las que hablaran de la felicidad de la familia unida, de la vida sin drogas, etc. Para los que siguieran este criterio, el resto de campañas contra el SIDA, las que hablan de la desgracia de la enfermedad, del progreso del SIDA, de los daños de la droga, serían, por exclusión, campañas "en negativo". No. Las campañas contra el SIDA, si son realmente contra el SIDA siempre habrán sido en positivo. Pero vamos, no obstante a hacer una discusión de todas las campañas positivas: las que hablan de desgracias, y las que hablan de la felicidad de vivir con salud.

Las personas con cierto nivel cultural, son personas más libres, y saben enjuiciar con mayor exactitud los pros y los contras de las acciones humanas. Se dice que el hombre es el único animal que tropieza una y otra vez en la misma piedra, pues bien, el hombre con nivel cultural, digamos que tropieza unas pocas veces menos.

No es fácil darse cuenta de que viviendo sin droga una persona es mucho más feliz, y de que la droga destruye la personalidad y anula la libertad. No es tan sencillo reconocer que la felicidad y la fidelidad se conjugan bien, mientras que el despelote nos convierte en animales. Muchas personas opinan incluso lo contrario de estas dos afirmaciones anteriores; con la propia droga llegan a decir que es un viaje alucinante y que se debe probar, que la droga mata lentamente, pero que es igual, no tiene prisa, etc.

Quien analiza todo, pros y contras, acaba rechazando las conductas peligrosas y tendentes al SIDA. Por eso, las campañas positivas que hablen de felicidad están bien, pero no suelen llegar al gran público. Se hace inevitablemente necesario hacer campañas positivas anunciando desgracias; éstas sí que llegan al gran público, éstas sí que impactan, éstas sí que demuestran su eficacia.

En lo relativo a la salud, se dice y comprobamos, que no sabemos valorarla hasta que se pierde. Para conservarla y animar a otros a hacerlo, se puede recordar la alegría, la desenvoltura y ganas de vivir que tiene una persona con salud. Bien, pero para poder distinguir las cosas, los objetos, además de la luz necesitamos ver sombras, necesitamos que nos recuerden con frecuencia qué pasa si perdemos la salud. Necesitamos recordar qué nos dolerá, cuánto sufriremos, cuándo moriremos, cómo, etc. Somos así, si no, no somos capaces de valorar la salud.

Recordemos las campañas que en España hacía la DGT (Dirección General de Tráfico) hace unos años ; fue una campaña dura, pero de las más eficaces. Los anuncios mostraban la realidad de un accidente de tráfico. Los anuncios que muestran los accidentes, los fallecidos, los lisiados, son los anuncios que impactan. Los anuncios que hablen, por ejemplo, de ser prudente pues la familia espera, etc. están muy bien también, pero tienen una menor eficacia. No obstante, no existe la campaña ideal, son necesarias los dos tipos de campañas.

Los problemas de incendios forestales son objeto también de campañas de sensibilización. Se muestra, sobre todo, los desastres que produce el incendio a su paso, para que por contraste con su estado habitual nos impacte. También debe haber sensibilización de amor a la naturaleza, a los bosques, etc. Está muy bien. Lo que tampoco hacen los responsables de la lucha contra la deforestación por el fuego, es limitarse a plantar árboles, no, sobre todo lo que hacen es impedir la quema de los que tenemos, impedir la quema de los bosques. Todas esas tareas son positivas, son "en positivo", unas construyendo, plantando árboles, y otras mostrando lo que quema el bosque, que es el fuego.

Resumiendo, decir nuevamente que todas las campañas que luchen contra el SIDA son positivas. Es más fácil hablar de lo bello y feliz de la vida sin el SIDA, que ser profeta de desgracias. A nadie le gusta hacer el trabajo sucio, pues es mucho menos cómodo y agradecido. Son necesarias las dos tipos de campañas en positivo indicadas, según el nivel cultural del receptor, así serán más efectivas unas u otras.

INICIO

7.6.2. El papel de la Iglesia Católica.

Dejamos ahora a un lado la tarea de cientos de hospitales y de personas de la iglesia que dedican vida y esfuerzos a la tarea asistencial de enfermos de sida. La primera Casa de Acogida de enfermos de sida la puso la madre Teresa de Calcuta en Nueva York después de pelear con el alcalde de la ciudad para recibir los permisos requeridos. Vamos a comentar aspectos relativos a la prevención en los que, de nuevo la Iglesia es quien más está trabajando ya que promueve unos valores que son los básicos en la lucha contra el sida: no a la drogadicción, no a la prostitución y promiscuidad, y si a la familia y a la fidelidad.

Juan Pablo II decía lo que sigue a los obispos  de Tanzania en el 2005: “La promoción de los auténticos valores familiares es aún más urgente a causa del terrible azote del sida, que aflige a vuestro país y, en gran medida al continente africano. La fidelidad dentro del matrimonio y la abstinencia fuera de él son los únicos medios seguros para limitar la ulterior difusión de la infección. Comunicar este mensaje debe ser un elemento clave en la respuesta de la iglesia a la epidemia. Me entristece especialmente pensar en los muchos miles de niños que han quedado huérfanos a consecuencia de este virus despiadado. La iglesia desempeña un papel vital al brindar la asistencia y la compasión necesarias para estas víctimas inocentes, privadas trágicamente del amor de sus padres”

El papel que la Iglesia católica ha desempeñado en la prevención del SIDA en el África subsahariana es importante. En Uganda, Tanzania y Nigeria se han formado grupos de jóvenes, promovidos por religiosos, sacerdotes y laicos católicos, que se dedican a la lucha contra el SIDA (21) . Algunos de estos grupos llevan el significativo nombre de Youth Alive o Youth for Life, y en ellos, los jóvenes se comprometen a luchar contra el SIDA, comenzando por sí mismos y buscando la adhesión de sus compañeros de escuela, por medio de la continencia sexual hasta el matrimonio. El caso de Uganda es ejemplar, en un estudio presentado por la agencia de la ONU sobre el SIDA (22), se observa que entre 1989 y 1995 ha disminuido en un 10% la fuerza de la epidemia, y la encuesta reconoce el cambio de actitud de los jóvenes que han comenzado a retrasar su primera relación sexual, difiriéndola al matrimonio. En 1989, sólo el 31% de los chicos y el 26% de las chicas de 15 a 19 años declaraba haberse abstenido de relaciones sexuales ; en 1995 los chicos eran el 56% y las chicas el 46%.

Mons. Jacques Suaudeau, del Pontificio Consejo para la Familia, que también es médico, ha informado (en la edición del 19 de abril del 2000 del L’Osservatore Romano) que los adolescentes sí cambian su conducta si se les guía correctamente. Mons. Suaudeau descubrió que en Uganda, Tanzania y Nigeria, hay grupos juveniles que han sido organizados por religiosas, sacerdotes y laicos que están preocupados por los jóvenes. Estos grupos se dedican a luchar contra el SIDA y tienen nombres muy significativos, como "Juventud Viva" y "Juventud para la Vida". A estos grupos informales, que son independientes de cualquier gobierno u organización estatal, pertenecen chicos y chicas de 16 a 18 años de edad que se dedican a difundir la continencia (abstinencia sexual) hasta el matrimonio y la castidad conyugal entre sus compañeros de clases. Estos grupos no son proyectos teóricos, existen realmente --de hecho, han existido durante varios años. Son discretos y eficaces.

Tuvimos la oportunidad de reunirnos con ellos. Conversamos con jóvenes normales, sonrientes, felices e interesados en la música y el fútbol, jóvenes que aman la vida, pero no los profilácticos. Estos jóvenes y sus grupos no están pidiendo dinero; sino amor, paciencia, tiempo, dedicación y fe a aquellos que los guían.

Sin lugar a dudas, este es el modelo que hay que seguir. Ciertamente no es un modelo fácil de emular. Pero es un modelo plenamente humano, que se basa en la fe y en la esperanza, no en un pedazo de goma hecho de látex.

Con los millones de dólares que se gastan en el negocio de los profilácticos, se hubiera podido lograr mucho más para la juventud africana, para su educación, para brindarles apoyo y para una prevención eficaz del SIDA fundada en la castidad.

Mons. Suaudeau también informa que cada vez más jóvenes ugandeses están esperando hasta el matrimonio para tener relaciones sexuales. Las encuestas realizadas en Kampala, la capital del país, arrojaron que sólo el 31% de los chicos entre 15 y 19 años de edad fueron continentes hasta el matrimonio en 1989; pero que esta cifra había aumentado al 56% en 1995. Entre las chicas, este índice aumentó del 26% al 46%. Entre los hombres casados, el índice de relaciones sexuales infieles disminuyó de un 22.6% a un 18.1%. Al mismo tiempo, la tasa de enfermedades de transmisión sexual bajó del 21% al 5% de 1990 a 1996.

Es verdad que también durante ese tiempo aumentó el uso de los preservativos. Pero Mons. Suaudeau considera que el factor más importante ha sido el cambio de conducta a favor de la castidad. Después de todo, otros países han tenido un aumento de preservativos, pero no un descenso de casos de SIDA.

El FNUAP y la USAID promueven los preservativos. En su portal cibernético, la USAID dice que ha "proporcionado más de mil millones de preservativos en sus esfuerzos para combatir el SIDA [y que] el uso correcto y habitual de los preservativos protegerá significativamente de la transmisión del VIH y de otras enfermedades que se transmiten sexualmente". Nosotros nos preguntamos: "¿Cuán significativa es esa protección y durante cuánto tiempo dura la misma?"

La política de la USAID para impedir el SIDA consiste en las siguientes tres maneras de abordar el problema: los preservativos, la continencia y la fidelidad matrimonial. Pero esta política carece de sabiduría pedagógica. Con una mano la USAID ofrece preservativos y con la otra, continencia y fidelidad. ¿Qué escogerán los ingenuos jóvenes? Si un maestro ofrece con una mano la clave para hacer trampa en los exámenes de entrada a la universidad y con la otra los libros para estudiar para dichos exámenes, ¿qué escogerán los estudiantes? En general los adolescentes consideran que los funcionarios del gobierno son personas en las que se puede confiar. El ofrecerles preservativos a los jóvenes socava la estima de la castidad. Debemos preguntarnos entonces por qué después de mil millones de preservativos ahora tenemos 40 millones de infecciones. ¿Qué otra cosa podrá hacerles a los jóvenes todo este inmenso mercadeo de los preservativos que no sea el sugerirles que los intenten usar?

La edición del diario Baltimore Sun in Yomiuri del 16 de julio del 2002, informó que el índice de infecciones del VIH/SIDA en Uganda descendió del 31% en 1990 al 8.3% en 1999. Como ya hemos visto, la castidad es el método de prevención que muchos prefieren en Uganda. Esas cifras indican que existe un método eficaz para impedir el SIDA y muchos jóvenes ugandeses y de otras partes del mundo lo conocen y lo están usando. Ha llegado la hora de cambiar de táctica. Los adolescentes están esperando el liderazgo de sus mayores. Un refrán japonés dice sabiamente que "cuando se tiene prisa, hay que tomar el camino más largo". El atajo son los preservativos, pero conducen a la muerte. El camino más largo es la castidad, que lleva a la vida.

INICIO

- - - - - - - - - -

(1) Hearst N, Chen S. Condom promotion for AIDS prevention in the developing Word: is it working? Stud Fam Plann 2004; 35: 39-47

(2) Blattner W. Director del Departamento de Epidemiología viral de Bethesda EE.UU. "Aspectos epidemiológicos del sida". Actas IV conferencia internacional del sida pg 63 Roma 1989 .

(3) Doctor Mogens Osler, Presidente de la Federación de Planificación Familiar de Dinamarca

(4) Doctora de farmacia A. Vazquez " El Monitor" nº 2.201

(5) POLAINO-LORENTE, A., Implicaciones éticas de la educación para la salud. En POLAINO-LORENTE, A.ET AL. Manual de Bioética General. Madrid : Rialp, 1994 ; 373.

(6) Manifiesto de Acción Familiar en el que se solicitaba la suspensión inmediata de la campaña, del 7-XI-90. La sentencia definitiva de la Audiencia Nacional llegó un 22 de febrero de 1.993. La Audiencia dio la razón a los demandantes, afirmando que el Gobierno había cometido una grave irresponsabilidad: la de no animar a los jóvenes a refocilarse con condón sin advertirles las consecuencias, que sólo serán visibles a lo largo de los años. Pues bien, el consiguiente recurso del Gobierno ante el Tribunal Supremo todavía no se ha substanciado. Si su fallo corrobora el de la Audiencia, el Estado puede verse envuelto en una marea de demandas en un futuro más o menos próximo.

(7) Gómez Pérez, R. Preservativos por imperativo legal, en "Expansión", 17-XI-90.

(8) FRANCÀS , PORTI, J.M., Estilo de vida y propagación del SIDA : repercusión social y cultural. Bioética y Ciencias de la Salud 1995 ; I (2) : 21.

(9) GAFO, J., Dilemas éticos de la medicina actual-3 Problemas éticos en torno al SIDA. Madrid : UPCM, 1989 ; 110-1.

(10) STEWART G.T., Aisd and the ethics of programmed compassion, Bull Med Eth 1995 ; 1060 : 22

(11) GAFO, J.,Dilemas éticos de la medicina actual-3. Problemas éticos en torno al SIDA. Madrid : UPCM, 1989 ; 110.

(12) Noble RC. The Myth of "Safe sex". Newsweek, April 1, 1991

(13) LONDRES, 28 Nov. 03 (ACI)

(14) Diario ABC 4-12-99

(15) Dr. Luc Montagnier. Sida: Naturaleza del virus. Actas IV Reun. Intern sida 1989 pg 52.

(16) Cumbre Mundial de Ministros de Salud. Londres. 26-II-1988 vol 34, nº808 p13).

(17) GÓMEZ GRACIA, E., FERNÁNDEZ-CREHUET, J., SIDA : Situación actual. Cuadernos de bioética 1992 ; 10 : 10-1.

(18) El SIDA se combate con los fármacos y con los valores (Avenire, traducido por Mujer Nueva, 2004-06-14)

(19) Las provincias, 22 de Diciembre de 1993 ; 9.

(20) ROMA, 4 Feb. 03 (ACI)

(21) L. McSweeny, AIDS, your Responsibility, The Ambassador Publications, 1991. L. McSweeny, Changing Behaviour. A Challenge to Love, The Ambassador Publications, 1995.

(22) A measure of success in Uganda, UNAIDS Case Study, May 1998.